Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Diez heridos siguen críticos y el Reino Unido mantiene la máxima alerta tras el atentado

La tensión continúa presente en todo el Reino Unido y en Manchester en particular, donde la policía acordonó este jueves una amplia zona del barrio de Hulme ante el hallazgo de un paquete sospechoso.

Isabel II visita a los menores heridos en el atentado de Mánchester, este jueves.
Isabel II visita a los menores heridos en el atentado de Mánchester, este jueves.
Agencias

La reina Isabel II de Inglaterra visitó este jueves a algunos de los heridos que siguen hospitalizados, diez de ellos en estado crítico, tras el atentado suicida del lunes en Mánchester, en el que murieron 22 personas y 64 resultaron heridas.

El Reino Unido se encuentra en alerta máxima y ante la posibilidad de otro ataque inminente, las Fuerzas Armadas han sustituido a la Policía en puestos de vigilancia estratégicos, entre ellos algunos de los puntos más turísticos de Londres, y agentes armados han comenzado a patrullar en los trenes en todo el país.

En total, continúan hospitalizadas 32 personas, entre ellas cinco adultos y cinco niños en condición muy grave, tras la explosión que se produjo el lunes a la salida de un concierto de Ariana Grande en el pabellón Manchester Arena.

Las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia británicos continúan intentado destapar la supuesta red de apoyos que podría haber ayudado al terrorista suicida Salman Abedi a detonar la bomba de fabricación casera que detonó en el Manchester Arena.

Ocho personas siguen detenidas

La policía británica mantiene a ocho hombres detenidos en relación con el atentado y ha llevado a cabo numerosos registros, en los que se ha incautado de objetos "muy importantes" para la investigación, de los cuales por el momento no ha aportado más detalles.

Los mandos policiales han informado además de que dejarán de compartir información sensible de la investigación con Washington, después de que medios estadounidenses hayan recibido filtraciones con datos como el nombre del terrorista suicida, antes de que Londres lo divulgara, y fotografías del lugar del atentado.

Fuentes del Gobierno citadas por medios británicos han revelado que la policía ha frustrado cinco planes para atentar en el Reino Unido desde marzo, cuando otro terrorista suicida, Khalid Masood, mató a cinco personas al atropellar a la multitud en el puente de Westminster y acuchillar a un policía frente al Parlamento.

Según esas fuentes, los servicios secretos mantienen medio millar de investigaciones abiertas en relación a posibles actividades terroristas y tienen localizados a unos 3.000 individuos.

La primera ministra británica, Theresa May, presidió esta mañana una nueva reunión del comité de emergencias Cobra, que reúne a la cúpula del Gobierno y las fuerzas de seguridad e inteligencia, antes de viajar a Bruselas para asistir a la cumbre de la OTAN.

May indicó que el nivel de alarma "crítico", que hasta ahora solo había estado vigente durante cuatro días en el Reino Unido -tres jornadas en 2006 y una en 2007- "continuará" activo por el momento.

En este sentido, recalcó que los ciudadanos deben permanecer "vigilantes" ante posibles comportamientos sospechosos y sostuvo que la seguridad adicional que proporciona el Ejército es importante de cara a un largo fin de semana -el lunes es festivo en el Reino Unido- con "eventos bulliciosos".

Tres días después del atentado, este jueves se guardó un minuto de silencio en lugares públicos e instituciones a lo largo del Reino Unido.

Visita de la reina Isabel II

Isabel II se unió a las muestras de respeto con los afectados al visitar el hospital infantil de Manchester, adonde fueron trasladados doce menores de 16 años el lunes por la noche.

"Lo más horrible es que todos eran muy jóvenes", expresó la reina, de 91 años de edad, durante una conversación con el personal sanitario del centro médico.

Millie Robson, una adolescente de 15 años que recibió la visita de la reina, relató su traumática experiencia en el Manchester Arena. "Mi padre corrió hacia mí y me levantó. Atamos una chaqueta y otras prendas alrededor de las peores heridas en mis piernas y corrimos hacia el exterior", relató la joven, que ante las preguntas de la reina dijo que hasta que explotó la bomba había "disfrutado" del concierto de Ariana Grande, de quien portaba una camiseta con su rostro.

La tensión continúa presente en todo el Reino Unido y en Mánchester en particular, donde la policía acordonó esta mañana una amplia zona del barrio de Hulme ante el hallazgo de un paquete sospechoso.

Artificieros militares se desplazaron al lugar para inspeccionar el objeto, ante la alerta elevada por personal de un centro educativo, que resultó ser finalmente una falsa alarma. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión