Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Protesta en kayak en Alemania contra el transporte de basura nuclear por un río

Los manifestantes cubrieron en pequeñas embarcaciones y bajo vigilancia policial el recorrido.

Un centenar de personas en kayak y canoa protestaron hoy el río Neckar a la altura de Kirchheim (suroeste de Alemania) contra el inminente transporte fluvial de basura radiactiva de una central nuclear cercana, el primero de este tipo que se va a realizar en Alemania.

Según informó el "Stuttgarter Nachrichten", los manifestantes cubrieron en pequeñas embarcaciones y bajo vigilancia policial el recorrido por el río, donde está previsto que en los próximos días recorra un transporte especial con el material atómico de la central de Obrigheim, camino del depósito temporal de Neckarwestheim.

La iniciativa de hoy, organizada por colectivos antinucleares locales, quería mostrar su oposición a este transporte, autorizado por la Oficina Federal para la Seguridad en la Eliminación de Material Atómico (BfE) de Alemania el pasado martes.

En total, se ha previsto el transporte en barco de 15 contenedores de los denominados "castor" con basura radiactiva, pero apenas han trascendido más detalles sobre esta operación.

Las autoridades y EnBW, la eléctrica que gestiona la central nuclear, alegan motivos de seguridad ante la posibilidad de protestas, mientras que los colectivos ecologistas hablan de falta de transparencia y de experiencia para llevar a cabo este transporte por un río.

Los detractores consideran que es peligroso transportar este material por el Neckar porque es un río poco profundo y los contenedores "castor", con sus cien toneladas por unidad, demasiado pesados para el calado de los barcos que pueden transitar por el río.

El responsable de Medio Ambiente del estado federado de Baden-Württemberg, Franz Untersteller, de Los Verdes, aseguró que el transporte fluvial cumple "los máximos estándares de seguridad".

Durante años los transportes de basura radiactiva en tren por Alemania fueron objeto de fuertes protestas, con sentadas en las vías y acciones de sabotaje, que prolongaron a veces durante días trayectos de apenas unos centenares de kilómetros.

Alemania ha fijado para 2022 su "apagón" nuclear, pero lleva años sin éxito tratando de encontrar un "cementerio" definitivo para los residuos radiactivos que sus centrales nucleares han producido durante décadas, basura que emitirá radiación durante miles de años.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión