Despliega el menú
Internacional

Turquía acusa a la UE de falta de liderazgo y de unidad frente a la adhesión

"La UE tiene que decidir cómo quiere tratar a Turquía", dijo este martes el subsecretario del Ministerio de Exteriores de Turquía.

Los líderes de la Unión Europea reunidos en Bruselas.
Los líderes de la Unión Europea reunidos este sábado en Bruselas.
Afp

La Unión Europea (UE) peca de "falta de liderazgo" y por ello no consigue decidir qué posición tomar respecto a la adhesión de Turquía al club comunitario, un proceso que Bruselas dificulta al insistir en la "línea roja" de la pena de muerte, criticó este martes la cancillería turca.

"A la UE le falta liderazgo. La UE tiene que decidir cómo quiere tratar a Turquía y entonces podremos decidir si podemos tener un diálogo. Sin esto, estamos perdidos", dijo este martes a periodistas extranjeros Kaan Esener, subsecretario del Ministerio de Exteriores de Turquía.

"Tienen que decidirse. Turquía ha mostrado su voluntad, pero en el momento que vieron que era posible (lograr la adhesión a la UE), mostrando todo lo logrado, el proceso legal implementado, de golpe, la UE se asustó", agregó el diplomático.

Según su opinión, "algunos en la UE" creyeron que Ankara no lograría cumplir con todas las exigencias para poder ser considerado como candidato, "pero cuando vieron que sí, empezaron a caminar hacia atrás y empezaron a decir 'son demasiado grandes, demasiado musulmanes'".

Turquía intenta desde hace más de una década entrar en el club comunitario y si bien había avanzado enormemente, en los últimos meses el proceso se ha congelado considerablemente.

Pese a ello, el pasado viernes los 27 volvieron a confirmar su voluntad de acoger al país como socio, aunque cumpliendo con unos mínimos estándares que pasan, básicamente, por el respeto de los derechos fundamentales.

Uno de estos mínimos estándares es la pena de muerte, que Turquía abolió precisamente en su intento de ser aceptado por el club comunitario, pero sobre cuya reinstauración comenzó a debatirse tras el fallido golpe de Estado del pasado julio.

El propio presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, ha defendido incluso la celebración de un referéndum sobre el tema.

"Hablar de este tema me parece una provocación", afirmó Esener, quien argumentó que "hablar" de un asunto es un derecho fundamental y democrático y que los europeos no deberían criticar a Turquía por simplemente debatir sobre la cuestión.

"Cuando se apruebe en el Parlamento la modificación que reintroduce la pena de muerte, entonces podrán criticar. Por ahora, sólo estamos hablando. La gente debe ser libre de hablar de lo que quiera", agregó.

Tanto Bruselas como la ONU han criticado abiertamente a Turquía por la respuesta al fallido golpe de Estado del pasado julio y han cuestionado la legalidad de las medidas emprendidas, especialmente los despidos, suspensiones y detenciones de decenas de miles de trabajadores públicos.

"Turquía está pasando por un momento extraordinario y debe tomar medidas extraordinarias y esperábamos más comprensión de nuestros aliados", justificó este martes Esener ese comportamiento.

El subsecretario insistió en que Turquía "ha hecho todos los deberes" que la Unión le ha exigido y lamentó que, en contrapartida, el bloque no haya cumplido con su parte, como por ejemplo establecer la exención de visados para los turcos que visiten la UE.

Esta exención era uno de los aspectos incluidos en el pacto entre la UE y Turquía de marzo de 2016 para controlar el flujo de refugiados sirios hacia el continente, pero hasta la fecha no ha sido aplicado. "Turquía necesita un diálogo constructivo y dejar de recibir palizas", concluyó Esener.

Etiquetas
Comentarios