Internacional
Suscríbete por 1€

Le Pen retrasa varios años su 'frexit'

La candidata ultra al Elíseo rompe su aislamiento con una alianza con el soberanista Dupont-Aignan, su potencial primer ministro.

El soberanista eurófobo de la derecha extrema, Nicolas Dupont-Aignan, junto a la candidata de extrema derecha Marine Le Pen.
El soberanista eurófobo de la derecha extrema, Nicolas Dupont-Aignan, junto a la candidata de extrema derecha Marine Le Pen.
Efe

El ''frexit'' va para largo. El abandono por Francia de la Unión Europea y del euro, preconizado por Marine Le Pen, sería cosa de "varios años". Lo puntualizó este viernes Marion Maréchal-Le Pen, sobrina de la candidata ultraderechista al Elíseo, tras la firma de la alianza electoral sellada por su tía con el soberanista eurófobo de la derecha extrema, Nicolas Dupont-Aignan, de cara a la segunda vuelta de las presidenciales francesas el 7 de mayo. Hasta ahora la presidenciable ultra había prometido un referendo sobre la cuestión al cabo de seis meses de negociaciones con Bruselas entabladas tras su eventual acceso al poder.

La sobrina y representante de la corriente interna en el Frente Nacional más reacia al 'frexit' adelantó que "Marine Le Pen esperará a las elecciones europeas en 2018 con la esperanza de ver llegar al poder a nuestros aliados, especialmente en Italia", donde habrá comicios a más tardar en mayo de ese año. A partir de esta fecha arrancarían las negociaciones anunciadas con la Unión Europea en busca de la devolución al pueblo francés de su soberanía monetaria, legislativa, territorial y económica, cuyo resultado se sometería a referendo. "Habrá un largo debate, probablemente de quizá varios meses o varios años, antes de que tomemos esa decisión histórica", dijo Marion Maréchal-Le Pen.

A su juicio, el plazo previsto de seis meses se antoja inviable. "Pienso que esa propuesta, incluso en el plano de los tratados 'stricto sensu' y del derecho, no parece totalmente realizable", objetó. "Será un largo proceso, un proceso madurado y profundamente democrático", añadió.

En una entrevista con el diario 'Sud-Ouest', Marine Le Pen opinó que "se puede tardar un año o un año y medio para organizar un regreso concertado a la moneda nacional". "Quiero ser pragmática. No quiero el caos. Nuestro país está bastante brutalizado como para crear una perturbación adicional", alegó para justificar el retraso en el hipotético regreso al franco.

Desde Bruselas, donde participó en la cumbre europea, François Hollande analizó que la aspirante a relevarle en el Elíseo intenta "camuflar" su voluntad de sacar a Francia de la eurozona por ser consciente de que la opinión pública francesa es contraria a la medida. La hostilidad se focaliza en el electorado de mayor edad, temeroso a la depreciación de sus ahorros. "Los franceses no quieren que su país salga del euro porque saben que sería una degradación de su situación. Y como no quieren dar miedo, aunque lo dan, entonces prefieren dejar el tema para más tarde", criticó el presidente saliente, que votará por el centrista Emmanuel Macron, que fue su ministro de Economía en el Gobierno socialista.

La postergación del 'au revoir' al euro es uno de los seis compromisos programáticos contemplados en la alianza "patriótica y republicana" sellada por Le Pen con Dupont-Aignan, a quien nombrará primer ministro si conquista el Elíseo. "La transición de la moneda única a la moneda común europea no es una condición previa a toda política económica, el calendario será adaptado a las prioridades y desafíos inmediatos", establece el documento en nombre del "patriotismo económico, que privilegia las decisiones de sentido común". Marine Le Pen explicó que "eso significa que hay muchas mediadas a poner en práctica y que todas no dependen de la evolución monetaria".

El acuerdo, que rompe el tradicional aislamiento político de la extrema derecha francesa, también recoge el reconocimiento del voto en blanco y la escolarización gratuita de los hijos de los extranjeros residentes en Francia. "Es un día histórico", celebró Dupont-Aignan, que quedó sexto en la primera vuelta con el 3,56% del voto emitido y cerca de dos millones de electores, de los que el 37% tiene intención de votar por Le Pen el próximo domingo. "La señora Le Pen no es de extrema derecha y no quiero entregar Francia a la Bolsa de París", esgrimió el tránsfuga de la derecha republicana, acusado de traición al gaullismo por los centristas y conservadores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión