Despliega el menú
Internacional

Judías precocinadas, contra la deforestación en Uganda y Kenia

Una iniciativa permite a las familias más desfavorecidas emplear menos carbón o madera para cocinar.

Judías precocinadas, contra la deforestación en Uganda y Kenia
Judías precocinadas, contra la deforestación en Uganda y Kenia
RAQUEL BARRERA/ACH

La cocción al vapor de grandes cantidades de judías en las fábricas de Kampala, la capital de Uganda, para su posterior embalaje y venta podría reducir el uso de leña en los hogares ugandeses y kenianos, facilitando así una reducción de la deforestación.

La iniciativa de las judías precocinadas, puesta en marcha en Kenia y Uganda por el Centro de Investigaciones para el Desarrollo Internacional de Canadá (IDRC), busca además aumentar el consumo de judías, mejorar la dieta de los africanos y crear un mercado más competitivo para los agricultores en ambos países.

Según Joab Ouma, trabajador de la empresa ugandesa Lasting Solutions, que se encuentra inmersa en el proyecto, la población de las zonas rurales cocina normalmente con leña, lo que supone un gran impacto medioambiental.

Las judías, que pueden ser recalentadas en unos 15 minutos para su consumo, requieren mucha menos leña que la utilizada durante las dos o tres horas de cocción que conlleva normalmente la preparación de las mismas.

Ouma ha indicado que este combustible fósil, junto al carbón, se encuentra directamente relacionado con la deforestación y que el sector más pobre de la población "no tiene otra opción" más que usarlos.

Uganda ha perdido parte de sus bosques durante las últimas tres décadas debido a la rápida deforestación, por lo que el Gobierno ha fijado un objetivo para aumentar la masa forestal hasta un 21 por ciento de cara a 2030.

Las autoridades han señalado que se trata de un objetivo "muy ambicioso", dado que el 90% de la energía del país recae sobre la madera y el carbón, dos combustibles que tienen un gran impacto sobre el medio ambiente.

"Solía permanecer tres horas recolectando madera suficiente para cocinar judías, pero ahora es más sencillo porque solo necesito un pequeño trozo", ha indicado Siprosa Ajwang, una agricultora de 62 años del condado de Homa Bay que forma parte del proyecto piloto.

"Necesito únicamente 2 kilogramos de madera para cocinar para mis nietos", ha añadido en relación con los 10 kilogramos que usaba antes de que se pusiera en marcha la iniciativa. George Oketch, otro residente del condado, ha señalado que su familia come ahora mucho más gracias al corto tiempo de cocción.

"Al principio preparábamos judías dos veces al mes, pero ahora lo hacemos tres veces a la semana", ha afirmado. El proyecto, que cuesta 1,9 millones de dólares (1,8 millones de euros) y se inició en octubre de 2014, ha sido implementado principalmente por la Organización de Investigación Agrícola Nacional de Uganda.

Ouma ha indicado que, según una encuesta realizada por las autoridades del país, cada familia consume unos 12 kilogramos de judías al mes, lo que requiere unos 288 kilogramos de carbón al año para cocinarlas.

Las autoridades han indicado que el proyecto, que prevendrá la quema de 400.000 kilogramos de carbón cada año, busca cubrir unas 10.000 viviendas en Kenia y otras 7.000 en Uganda. "Esto reducirá los niveles de deforestación", ha afirmado Ouma.

"También permite que las familias ahorren y utilicen ese dinero para comprar otros productos básicos. Además, las mujeres podrán pasar más tiempo con sus hijos", ha añadido. 

Antes de implantar la iniciativa, varios grupos de investigadores analizaron 47 tipos de judías para determinar cuál era la más indicada para el proyecto. Los expertos contaron con la opinión de los agricultores y los consumidores de la región para valorar los niveles de calcio, zinc, hierro y selenio.

"Estos nutrientes son fundamentales para luchar contra el hambre", ha manifestado Ouma en referencia a los problemas de malnutrición causados por las deficiencias minerales. Al menos doce variedades de judías fueron elegidas para el proyecto, para el cual se seleccionaron 10.000 agricultores, entre los cuales se encuentra un gran número de mujeres.

Dos empresas privadas, Lasting Solutions en Uganda y Del Monte en Kenia, han desarrollado los prototipos del producto, que ha sido embalado para su prueba comercial. Hasta el momento, dos de esos productos se encuentran disponibles.

Una vez aumente la demanda por parte de los consumidores, la producción aumentará en ambos países, según ha señalado Ouma,

Etiquetas
Comentarios