Despliega el menú
Internacional

Suspenden la alerta de tsunami tras varios seísmos en Papúa Nueva Guinea

De momento, no se tiene constancia de víctimas ni de daños materiales.

El Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico suspendió este sábado el aviso de tsunami anunciado unas horas antes debido al seísmo de magnitud 7,9 que golpeó en el noreste de Papúa Nueva Guinea. "Según los datos disponibles, la amenaza de tsunami para este terremoto ya ha pasado", señaló el centro en su página web.

Al menos cinco terremotos han sacudido de manera consecutiva Papúa Nueva Guinea, comenzando por un seísmo de magnitud 7,9 que ha llevado a la declaración de una alerta por tsunami, aunque de momento no se tiene constancia de víctimas ni de daños materiales.

El seísmo principal se ha registrado a las 12.51 horas, 46 kilómetros al este de la localidad de Taron, en la isla de Latangai, y con un hipocentro localizado a 103 kilómetros de profundidad.

Media hora después se ha registrado un segundo seísmo de 5,5 a 56 kilómetros al este de la misma localidad y con un hipocentro a 89,2 kilómetros. Pasados cinco minutos ha tenido lugar un tercer terremoto, de 6,3, a 162 kilómetros al este.

El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico alertó de un posible tsunami de entre 1 y 3 metros en la costa papuana, así como de menos de un metro en otras partes de la región, incluidas las Islas Salomón, Nauru e Indonesia.

"Las personas en las costas amenazadas deberían estar alerta e informarse y seguir las instrucciones de las autoridades nacionales y locales", señaló la agencia en su página web.

Nueva Zelanda también ha emitido una alerta para las próximas horas, según ha confirmado una portavoz del Ministerio de Gestión de Emergencias y Defensa Civil del país.

La isla de Nueva Guinea, cuya mitad occidental pertenece a Indonesia, se asienta sobre el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida al año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

Un seísmo de 7 grados en el Mar de Bismarck, al este de Papúa Nueva Guinea, provocó en 1998 una ola gigante que arrasó decenas de aldeas y causó más de 2.200 muertos en la mayor tragedia en la historia de Papúa Nueva Guinea.

Etiquetas
Comentarios