Despliega el menú
Internacional

​Bruselas rebaja el nivel de alerta pero continúan los registros

Un sobre con polvos blancos en la Gran Mezquita de Bruselas llevó a los bomberos a activar una alerta por ántrax. Solo era harina.

Varios turistas fotografían al Manekken Pis.
Varios turistas fotografían al Manekken Pis.
Efe

Bélgica decidió rebajar un escalón la alerta máxima terrorista que se mantenía desde el sábado en Bruselas al considerar que el riesgo de atentados sigue siendo "serio" pero no "inminente", mientras prosiguen las operaciones en busca de sospechosos y explosivos vinculados a los ataques en París.

El primer ministro belga, Charles Michel, confirmó en una rueda de prensa que el nivel 3 se mantiene en todo el territorio belga, tras participar en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional -Gobierno y autoridades de seguridad- en la que se acordó "adaptar progresivamente" las medidas emprendidas el pasado fin de semana.

Poco antes, el Órgano de Coordinación para el Análisis de la Amenaza (Ocam), formado por expertos independientes del Gobierno, había decido rebajar la alerta en la capital desde riesgo "grave e inminente" de atentados terroristas (nivel 4) hasta riesgo "posible y verosímil" (3), que ya regía en todo el país, en función de la información recibida de las fuerzas de seguridad, según Michel.

En declaraciones a la cadena pública RTBF, el primer ministro manifestó: "No podemos comunicar los elementos factuales" que han llevado a tomar esta decisión "por razones de seguridad".

Las autoridades no precisaron si la decisión tiene que ver con los registros que se efectuaron en las localidades de Auvelais (sur) y Verviers (este), en el marco de la investigación de los atentados de París, que causaron al menos 130 muertos.

La Fiscalía declaró que no se produjeron detenciones, aunque posteriormente la abogada Aurélie Jonkers dijo a la agencia Belga que había al menos una persona "privada de libertad" en la operación de Verviers que debía declarar hoy, lo que un portavoz del Ministerio Público consideró "posible" en tanto se refiera a un testigo o un arresto administrativo.

Por otra parte, el diario "De Morgen" afirmó que la persona que buscaba la Policía en Verviers habría huido a Marruecos, mientras que la RTBF indicó que la operación de Auvelais estaba dirigida principalmente a buscar material terrorista, más que a efectuar detenciones.

El temor a un atentado ha disparado además la alarma en la Gran Mezquita de Bruselas, situada en el barrio donde se encuentran las instituciones de la Unión Europea, que fue evacuada tras hallarse en su interior un sobre con polvos blancos, lo que llevó a los bomberos a activar una alerta por ántrax.

Finalmente, la sustancia resultó ser sólo harina.

En cuanto a los efectos de esta rebaja de la alerta en la capital, que estos días iba recuperando el pulso poco a poco con la reapertura escalonada del metro y los comercios, Michel detalló que el Centro de Crisis belga propone "mantener una presencia policial y militar", aunque ésta será "adaptada de manera progresiva".

Por lo que respecta a los principales puntos susceptibles de sufrir ataques terroristas, el primer ministro dijo que habrá que "analizar caso por caso" los eventos que reúnen a gran cantidad de público, y no descartó que se produzcan anulaciones.

Desde que fue decretado el pasado sábado el máximo nivel de alerta, se habían cancelado conciertos, espectáculos y competiciones deportivas, mientras que centros de ocio como los museos habían permanecido cerrados y sólo habían empezado a volver a abrir sus puertas poco a poco a partir del martes.

Sobre el metro de la capital, Michel anunció que "reabrirá totalmente mañana" viernes desde las 06.00 hora local, con "medidas de seguridad adaptadas".

El metro y los tranvías subterráneos de Bruselas estuvieron cerrados de sábado a martes y sólo abrieron parcialmente desde el miércoles.

La recomendación para los centros de enseñanza es que se mantenga la presencia de seguridad.

"Vamos a seguir analizando permanentemente la situación", a fin de "reaccionar de nuevo" si fuera necesario, aseguró el primer ministro.

Michel también participó hoy en una comisión parlamentaria creada para hacer un seguimiento de la situación, en la que respondió a las críticas de diputados y varios sectores de la sociedad sobre la manera en que el Gobierno ha informado a la sociedad a lo largo de esta crisis.

Defendió que la amenaza sigue presente, pero prometió: "Seguiremos dando informaciones en tanto que podamos", en referencia a los límites de difusión de datos que impone una investigación que todavía está abierta.

Michel pidió "mantener la serenidad y la sangre fría" y elogió a los servicios de seguridad de Bélgica, "que trabajan las 24 horas del día".

"El riesgo cero en Europa, hemos visto, lamentablemente, que no existe", apuntó, aunque aseguró: "Hacemos todo lo posible para volver a una vida normal".

Etiquetas
Comentarios