Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Tres condenados por planear ataques para hacer caer el Gobierno de Estados Unidos

Planearon usar "armas de destrucción masiva" a las que seguiría una sublevación popular.

Tres hombres fueron condenados en Estados Unidos a 12 años de prisión cada uno por planear ataques contra el Gobierno utilizando "armas de destrucción masiva", a los que debía seguir una sublevación popular contra la Administración, informó el Departamento de Justicia.

Los tres hombres querían iniciar una rebelión contra lo que consideran un poder de los altos funcionarios que excede lo establecido en la Constitución de EEUU, por lo que su plan era atacar agencias gubernamentales e infraestructuras y que milicias de todo el país les siguiesen para hacer caer el Gobierno.

"En este caso la ideología y retórica antigubernamental se transformaron en extremismo peligroso y llevaron a los condenados a armarse y proveerse de bombas de tubo y otros explosivos para los ataques", indicó este viernes en un comunicado el fiscal del distrito norte de Georgia John Horn.

Los condenados son Brian Cannon, de 37 años, Terry Peace, de 47, y Cory Williamson, de 29.

Cannon, Peace y Williamson participaron en varios foros de internet en enero y febrero de 2014 en los que hablaron sobre cómo iniciar una revolución contra el Gobierno federal atacando infraestructuras de la Administración de Seguridad en el Transporte, el Departamento de Seguridad Nacional y la Administración Federal para la Gestión de Emergencias.

A principios de febrero, Cannon y Williamson se trasladaron a Rome (Georgia) a vivir a casa de Peace, y decidieron llevar a cabo el primer ataque en ese estado a la espera de que milicias del resto del país siguiesen sus pasos y se iniciase una revolución.

Entonces, Peace encargó a una cuarta persona (quien les terminaría delatando) que le proveyese de doce bombas de tubo y otros dos aparatos explosivos.

Peace especificó que quería que las bombas de tubo estuviesen diseñadas para fragmentarse al máximo en la explosión y lograr así penetrar hasta el motor de un vehículo militar blindado.

El 15 de febrero de 2014, los tres hombres se dirigieron a Cartersville (Georgia) "portando varias armas de fuego" para recoger los explosivos, momento en el que fueron detenidos por el Buró Federal de Investigación (FBI).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión