Despliega el menú
Internacional

Las familias de las víctimas dan las gracias al fiscal y piden más control sobre los pilotos

Los familiares creen que debería haber más exámenes psicológicos y más gente en la cabina.

Una mujer y dos niños llevan flores a las víctimas
Las familias de las víctimas dan las gracias al fiscal y piden más control sobre los pilotos
AFP

Las familias de las víctimas de la tragedia aérea del martes han exigido mayores controles psicológicos sobre los pilotos y han agradecido la "valentía y transparencia" del fiscal francés que ayer les contó personalmente la tesis de que el copiloto estrelló voluntariamente el aeronave.

Tras regresar de madrugada de su visita relámpago a Francia para homenajear a sus muertos, los familiares de las víctimas han permanecido en el hotel Don Jaime de Castelldefels (Barcelona), donde representantes del Gobierno y la Generalitat se han reunido de nuevo con ellos para trasladarles su apoyo, mientras siguen recibiendo atención de médicos y psicólogos.

Uno de los familiares que estaba en el hotel ha salido al encuentro de los periodistas para agradecer la "valentía y transparencia" del fiscal francés Brice Robin, que ayer les explicó en personalmente en Marsella, donde se congregaron unos 300 allegados de distintos países, la causa más probable del siniestro.

Juan, que ha perdido a su exmujer, su hija y su nieta en el accidente aéreo, ha expresado su agradecimiento al fiscal de Marsella por la delicadeza y el tiempo que les dedicó para detallarles que la hipótesis más plausible es que el copiloto estrellara el avión deliberadamente.

"Nos transmitió a 300 familiares, que estábamos con la mente perturbada por el dolor, los datos de la investigación, con toda transparencia", ha recordado. Juan ha confesado, sin embargo, que el hecho de saber que fue el copiloto quien presuntamente estrelló el avión no le produce ningún alivio: "No hay nada que me pueda devolver la pérdida, no me interesa", ha lamentado.

También ha agradecido "de todo corazón" el apoyo brindado por amigos y allegados, así como el equipo de psicólogos, policías y voluntarios que en los últimos días han estado acompañando a los familiares de los fallecidos en la catástrofe aérea.

Un matrimonio que perdió a un hijo en la tragedia aérea también ha salido del hotel para hablar con los periodistas, con la intención de anunciar que se plantean demandar a la compañía Germanwings por sus responsabilidades en el siniestro y para exigir mayores controles psicológicos a los pilotos para evitar que se repita una tragedia igual.

Robert y Maribel han asegurado que su creencia religiosa -son testigos de Jehová- les está ayudando mucho a superar este momento tan difícil. Ambos decidieron no viajar ayer a Francia, como sí hicieron la mayoría de los familiares de las víctimas.

El hijo de Robert y Maribel, trabajador de la firma de moda Desigual en Barcelona, viajaba en el avión siniestrado rumbo a Alemania en compañía de otra arquitecta de la empresa, con la misión de buscar nuevas ubicaciones para instalar tiendas en Alemania.

Tras confesar que no tienen un sentimiento de odio hacia el piloto que presuntamente decidió estrellar el avión -"para qué odiar"-, Robert y Maribel han explicado que se plantean demandar a la compañía por las responsabilidades derivadas del siniestro.

La pareja ha exigido también a las compañías aéreas un mayor control sobre la salud mental de los pilotos y que en las cabinas haya "tres o cuatro personas, no solo dos", al mando del aeronave. Por su parte, la quincena de familiares que acudieron a Francia en autocar han llegado a las 16.20 horas al hotel de Castelldefels, donde los allegados han mantenido varias reuniones a lo largo del día.

Entre otras personalidades, con el subsecretario del Ministerio de Fomento, Mario Garcés, la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, el subdelegado del Gobierno en Barcelona, Emilio Ablanedo, y el director general de Protección Civil de la Generalitat, Jordi Aurich. Precisamente, el Comité Estatal de Apoyo a víctimas del accidente de los Alpes ha acordado hoy reforzar el Centro de Atención a Víctimas y Familiares de Castelldefels con trabajadores sociales y psicológicos del Ministerio del Interior, que colaborarán con especialistas de otros ministerios.

Algunos de los familiares han decidido regresar a sus casas, si bien el centro de apoyo seguirá abierto mientras haya algún allegado que prefiera permanecer allí, según han informado a Efe fuentes del gabinete de crisis.

Directivos de la compañía aérea Lufthansa se han reunido también hoy en el hotel con familiares de las víctimas, a los que han ofrecido la posibilidad de desplazarse mañana a Marsella, ya sea en avión o en autocar. Asimismo, los familiares de los pasajeros del vuelo siniestrado ha pedido a los medios de comunicación que no utilicen las imágenes de los perfiles de las víctimas en las redes sociales.

Etiquetas