Internacional

Al menos 25 muertos y 90 desaparecidos en un deslizamiento de tierras

Una colina se vino abajo debido a las lluvias cerca de la pequeña localidad de Oso.

Al menos 25 personas han sido dadas ya por muertas tras el deslizamiento de tierras ocurrido el sábado en una zona rural del estado de Washington, según han informado los equipos de rescate, mientras los habitantes se enfrentan a la perspectiva de que algunos de los alrededor de 90 desaparecidos que todavía hay no sean encontrados nunca.

Una colina se vino abajo debido a las lluvias cerca de la pequeña localidad de Oso, a uno 90 kilómetros al noreste de Seattle el pasado sábado, provocando una avalancha que arrasó con las casas que se encontró en su camino y dejando alrededor de una milla cuadrada de lodo y escombros.

Unos 200 efectivos han peinado la zona de desastre bajo cielos nublados este miércoles, mientras que para el jueves se prevén lluvias. Los equipos de emergencia están usando perros, pequeñas cámaras y artefactos sofisticados de escucha para intentar encontrar los cuerpos sepultados, mientras que otros trabajadores se afanan en retirar escombros con las manos.

A última hora del miércoles Brian McMahan, director adjunto de los bomberos de la comunidad de Mukilteo, indicó en una reunión comunitaria en Darrington que se había encontrado un cuerpo más, por lo que el número de muertos confirmados asciende a 25.

El presidente estadounidense, Barack Obama, firmó una declaración de emergencia ordenando asistencia gubernamental que apoye los esfuerzos estatales y locales. Además, una cuenta local de asistencia tras el desastre ha recogido ya casi 50.000 dólares.

Las autoridades, que han rebajado la lista de desaparecidos de 176 a 90, han señalado que las víctimas podrían incluir a personas de fuera de la comunidad, como empleados de la construcción o conductores que pasaran por la zona.

Otras ocho personas sobrevivieron a la tragedia pero resultaron heridas, entre ellas un bebé de 22 meses rescatado junto a su madre y que se encuentra crítico aunque su estado ha mejorado. La madre y otros tres supervivientes también están hospitalizados.

Preguntado sobre si cree que el balance de muertos aumentará significativamente, el gobernador de Washington, Jay Inslee, ha señalado a la CNN: "Sí, no creo que nadie pueda llegar a otra conclusión".

Por su parte, Jan McClelland, una bombero voluntaria de Darrington que fue de los primeros en llegar al lugar de los hechos, ha reconocido que es posible que algunos cuerpos nunca sean recuperados. "Me temo que no encontraremos a todo el mundo", ha afirmado, "esa es la realidad".

Etiquetas