Despliega el menú
Internacional

El triste y judicial final de la joven Marlise Muñoz

Desconectan el respirador a una embarazada con muerte cerebral, como pedía su familia en Texas.

El hospital John Peter Smith de Fort Worth (Texas, EE.UU.) desconectó a Marlise Muñoz, una embarazada de 33 añoscon muerte cerebral, del respirador artificial que la mantenía con vida, tras una resolución judicial que dio la razón a la familia en el litigio abierto con el centro.

El hospital anunció que acataría la orden judicial y los abogados de la familia, en nombre del marido de Muñoz, Erick, informaron que el cuerpo fue desconectado del respirador a las 11.30 hora local (17.30 GMT) y que finalmente "descansa en paz".

Muñoz estaba embarazada de catorce semanas, pero el feto padecía hidrocefalia, un trastorno generado por una acumulación excesiva de agua en el cerebro, que generalmente daña las principales funciones cerebrales y puede provocar parálisis.

"El cuerpo de Marlise Muñoz fue desconectado del 'soporte (artificial) de vida' (...) Las familias Muñoz (la política) y Machado (de sangre) procederán ahora con la seria tarea para que Marlise descanse en paz y llorar por la pérdida que han sufrido", explican sus abogados.

La familia defendió desde el primero momento que Marlise, embarazada con muerte cerebral, fuera desconectada tanto por su opinión favorable como por la que Marlise, profesional de la sanidad, hizo explícita en conversaciones sobre el tema en vida.

El juez dio la razón a la familia el pasado viernes, el sábado el hospital debatió si acataba la sentencia y finalmente hoy el centro anunció que la desconectaría sin detallar cuando, "ya que eso forma parte de una decisión familiar", según dijo una portavoz del hospital.

Etiquetas