Despliega el menú
Internacional

Turquía

Turquía inaugura un túnel ferroviario bajo el Bósforo con participación española

El túnel Marmaray tiene 13,6 kilómetros de longitud, 1,4 de ellos submarinos, y une en tren los lados europeo y asiático de Estambul.

Inauguración del túnel ferroviario bajo el estrecho del Bósforo en Estambul
Turquía inaugura un túnel bajo el Bósforo con participación española
EFE

Turquía inaugura el primer tramo del túnel que une Asia con Europa por debajo del Bósforo en Estambul, una obra con una importante participación de empresas españolas, y con la que el país eurasiático conmemora el 90 aniversario de su fundación como república.

En la ceremonia de apertura de este tramo han participado presidente de Turquía, Abdullah Gül; el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan; los jefes de Gobierno de Japón, Shinzo Abe; y Rumanía, Victor Ponta; y la ministra española de Fomento, Ana Pastor.

Pastor ha sido invitada por su homólogo turco, Binali Yildirim, a acudir a la inauguración de una obra en la que la constructora española OHL aparece a la cabeza del consorcio que logró el contrato para desarrollar la conexión de las líneas férreas que unirán los lados europeo y asiático de Estambul a través del túnel Marmaray.

"A partir de hoy acortamos el tiempo de viaje entre dos continentes a cuatro minutos. Marmaray es un proyecto que quedará escrito con letras de oro en la historia", declaró Erdogan durante el discurso de inauguración de esta parte de la obra.

90 años de la República de Turquía

El primer ministro destacó que se ha elegido hacer coincidir esta ceremonia con el 90 aniversario de la fundación de la República de Turquía y que esta obra sigue los pasos de quienes comenzaron a conectar el país con infraestructuras modernas.

Erdogan destacó que desde la refundación del país por parte de Mustafa Kemal Atatürk en 1923, se han construido 23.000 kilómetros de autovías, de ellos 17.000 en los 11 años que su partido, el AKP, lleva gobernando el país.

En un primer momento, el túnel será usado sólo como conexión ferroviaria, pero se espera que a partir de 2015 se abran los carriles al tráfico de coches.

El túnel, de 13,6 kilómetros de longitud, de ellos 1,4 submarinos, no sólo servirá para trenes de cercanías, que transportarán al día hasta 1,5 millones de viajeros, sino también tendrá una vía para los trenes de larga distancia.

Esta infraestructura forma parte de una conexión más amplia de 76 kilómetros de longitud.

Aparte de las empresas españolas, en la obra están implicado también el consorcio turco-japonés TGN.

Los primeros planes de una vía de comunicación bajo el Bósforo se remontan al año 1891, cuando el sultán otomano Abdülhamid encargó a ingenieros franceses un proyecto de túnel bajo el mar.

Etiquetas