Internacional

Tensión en el peñón

La CE dice que los controles en Gibraltar son legítimos pero deben ser "proporcionados"

La Comisión Europea tiene intención de hablar con las autoridades españolas de los controles "probablemente en septiembre u octubre".

La Comisión Europea (CE) ha reconocido el derecho de España a controlar su frontera con Gibraltar, un territorio que no pertenece al espacio Schengen, pero ha recordado que esos controles "deben ser proporcionados".

"Gibraltar no forma parte de Schengen, por lo que los controles en la frontera pueden tener lugar, pero deben ser proporcionados", dijo el portavoz comunitario Fréderic Vincent.

El portavoz explicó que la Comisión tiene intención de hablar con las autoridades españolas de los controles, que en los últimos días han provocado largas colas en la frontera con Gibraltar, en una reunión que tendrá lugar "probablemente en septiembre u octubre".

La cita, que a priori se celebrará en Bruselas, será responsabilidad de la dirección general de Interior del Ejecutivo comunitario, señaló Vincent.

El tema ya se mencionó en una carta dirigida a España la pasada primavera, explicó el portavoz.

La CE "ha recibido quejas de ciudadanos" y una serie de cuestiones planteadas por eurodiputados acerca de esos controles, añadió Vincent.

El Gobierno del Peñón informó a principios de agosto de que había remitido a la Comisión Europea un informe sobre las colas producidas en la frontera con España, una situación de la que culpa a las autoridades españolas.

La carta del primer ministro adjunto gibraltareño, Joseph García, indicaba que aunque España tiene el derecho de verificar las personas y los bienes que cruzan la frontera, estos controles "no deben interferir con el derecho a la libertad de movimiento de los ciudadanos de la UE".

La Comisión Europea no ha recibido aún el documento de queja del Gobierno gibraltareño, según dijeron fuentes del Ejecutivo comunitario.

Gibraltar ha vuelto al primer plano de las relaciones entre España y el Reino Unido después de que el Gobierno español denunciara el vertido de 70 bloques de hormigón en aguas españolas y el Ejecutivo británicoconvocara al embajador en Londres por las colas que se han registrado la última semana en la verja.

El Ejecutivo español asegura que los controles, de naturaleza policial y aduanera, de vehículos, personas y mercancías, se adecúan al código de fronteras de Schengen.

Etiquetas