Internacional

Australia

Un médico australiano pierde la licencia por castrar químicamente a homosexual

La secta religiosa Brethren Christian recomendó un joven acudir a un médico que no le habló de los efectos secundarios ni lo citó para más consultas.

Un médico australiano, miembro de una secta religiosa, perdió su licencia después de prescribir en 2008 un tratamiento de castración química a un joven que buscaba "curarse" de la homosexualidad, informaron este miércoles medios locales.

Mark Christopher James Craddock, seguidor de la exclusiva secta Brethren Christian, recetó a su paciente ciproterona acetato durante una consulta que duró unos diez minutos, publicó el diario 'Sydney Morning Herald'.

La ciproterona acetato, que tiene propiedades antiandrogénicas y reduce la libido, es utilizada en tratamientos contra el cáncer de próstata y desórdenes severos en los varones, así como en pacientes con desviaciones sexuales.

En una misiva a las autoridades sanitarias, el paciente, quien también era miembro de la secta, relató que uno de los líderes de Brethren Christian le recomendó acudir a Craddock para que le diera medicamentos para tratarlo, agregó la fuente.

Craddock admitió en una vista ante las autoridades médicas celebrada en junio pasado que él no manejó el historial médico ni sometió a su paciente, cuya identidad no fue revelada, a un examen físico, así como tampoco le habló de los efectos secundarios, como la impotencia, ni lo citó a otra consulta médica ni lo remitió a un psicólogo.

El mes pasado, el comité médico determinó que Craddock, de 75 años, es culpable de conducta profesional no satisfactoria y le prohibió practicar la medicina.

Etiquetas