Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Elecciones en Francia

Hollande se impone a Sarkozy en la primera vuelta

Los resultados definitivos sitúan a Hollande con un 28,63% de los votos, seguido de Sarkozy, que recibió un 27,18%. Marine Le Pen logró el 17,90%.

El candidato socialista François Hollande se impuso este domingo en la primera vuelta de las elecciones francesas.
Hollande se impone a Sarkozy y se convierte en favorito
EFE

El candidato socialista François Hollande se impuso este domingo en la primera vuelta de las elecciones francesas al actual presidente, el conservador Nicolas Sarkozy, que se enfrenta ahora a la ardua tarea de remontar en la ronda definitiva del 6 de mayo, según apuntan todos los sondeos.

Hollande logró un 28,63% de los votos en la primera vuelta de los comicios, por delante del aspirante a la reelección, Nicolas Sarkozy, con un 27,18%, según los resultados definitivos comunicados este lunes por el Ministerio del Interior.

Hollande recibió el apoyo de 10.273.582 votantes, frente a los 9.753.844 que eligieron la papeleta de Sarkozy en la primera ronda, celebrada ayer en la Francia metropolitana y el pasado sábado en los territorios galos de ultramar.

La candidata de ultraderecha Marine Le Pen se situó como la tercera más votada en esta primera vuelta, con el 17,90 % de los votos y 6.421.773 electores, según el recuento oficial del Ministerio del Interior.

El escrutinio oficial muestra que la abstención ha sido del 20,53 %, es decir, 9.451.687 electores sobre los 46.037.545 convocados a las urnas. Los votos en blanco o nulos (700.119) representaron el 1,91 %.

Cinco años después de su llegada al Palacio del Elíseo, Sarkozy se ha convertido en el primer presidente que pierde en la primera vuelta de las presidenciales durante la V República francesa y encara ahora el reto "más difícil todavía".

Un reto que afronta desde una perspectiva bien distinta a Hollande, que al poco de conocerse su victoria se presentó públicamente como "el candidato de los que quieren pasar página" y el artífice de "la unión por el cambio".

También dijo que sabe que en el resto del continente se le mira y que se esperan de él decisiones para "reorientar a Europa sobre el camino del crecimiento y del empleo".

Más allá de la pugna Hollande-Sarkozy, la gran sorpresa la ha protagonizaso la candidata del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, que se aúpa hasta una horquilla de entre el 18,2 y el 20%.

Le Pen se mostró exultante con las estimaciones disponibles y dijo que la batalla por Francia "no ha hecho más que empezar", aunque no precisó cuándo enviará una consigna a sus votantes para que opten o no por apoyar a Sarkozy en la segunda ronda.

Viraje hacia la derecha

El vigor demostrado en las urnas por el partido de Le Pen daría la razón a quienes consideraron que la aproximación de Sarkozy al campo de la ultraderecha, sobre todo en la recta final de la campaña, no le proporcionó réditos suficientes.

Los apoyos "sociológicos" que los institutos demoscópicos atribuyen en segunda vuelta a Hollande se agregan a la aproximación de los sondeos de los últimos días, que pronosticaron la mínima ventaja de la primera vuelta del mismo modo que prevén una distancia más amplia en la segunda y decisiva.

Los resultados de este domingo no sorprenden con relación a los que los institutos de sondeos auguraban al final de la campaña y dan testimonio de que el giro dado por Sarkozy, asumiendo incluso propuestas de su rival, no ha convencido al electorado.

La segunda vuelta se presenta a priori más fácil para el aspirante socialista, toda vez que los votantes de izquierdas en Francia le darán su apoyo, en muchos casos no tanto por su poder de convicción como para ahuyentar cualquier presagio de un segundo mandato de Sarkozy.

Llamamientos al voto de la izquierda

Tanto la candidata ecologista, Eva Joly, como el del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, ya han hecho llamamientos al voto de la izquierda para sacar a Sarkozy del Elíseo.

Una votación esta de la primera vuelta celebrada hoy en Francia , interpretada ya como una reacción contra el presidente candidato, con niveles de popularidad en mínimos históricos para un inquilino del Elíseo, pero también como un respaldo al aspirante concebido como un mal menor.

El viraje hacia postulados propios de la ultraderecha protagonizado por Sarkozy -a pesar de que la gestión del presidente de las masacres cometidas en Toulouse y Montauban por el islamista Mohamed Merah pareció contentar a los votantes de ese ala ideológica- no ha evitado un ascenso de la candidata del Frente Nacional, Marine le Pen.

La confirmación de la cuarta plaza para el líder del Frente de la Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, estrella ascendente de las últimas semanas, deja sin respaldo en la urnas una subida de popularidad que no ha convencido tanto a los electores a la hora de votar.

La victoria de Hollande pone fin a una campaña dominada por los temas esencialmente franceses, por la crisis económica, por la pérdida de la máxima consideración de Francia por parte de las agencias de calificación de riesgo y por la ausencia en el debate de los asuntos de política exterior.

Durante las próximas dos semanas los dos rivales tienen ante sí la posibilidad de perfilar sus opciones y de jugar sus últimas cartas, con la mano a favor Hollande y sin poder ahorrar ni una sola baza Sakozy.

Etiquetas