Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Negociaciones para el alto el fuego

Kofi Annan: "Siria experimenta un raro momento de calma"

Ban Ki-moon pedirá al Consejo de Seguridad que autorice "lo antes posible" una misión de observadores en el país.

El secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon
Kofi Annan: "Siria experimenta un raro momento de calma"
EFE

Siria "aparentemente experimenta un raro momento de tranquilidad sobre el terreno", manifestó hoy Kofi Annan, enviado especial del secretario general de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, que se declaró "animado" por las informaciones que apuntan a que "el cese de las hostilidades está aguantando".

Annan hizo esta declaración en un comunicado difundido en Ginebra, minutos después de que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declarara en conferencia de prensa que "la situación parece más tranquila" en Siria tras el vencimiento esta mañana del plazo dado a las partes enfrentadas para el cese de los combates.

Misión de observadores

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pedirá al Consejo de Seguridad que autorice "lo antes posible" una misión de observadores del organismo internacional en Siria, afirmó hoy el enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan.

"Eso nos permitirá movernos con rapidez para lanzar un diálogo político serio que aborde las preocupaciones y aspiraciones de los sirios", dijo Annan en una declaración distribuida en Nueva York tras el aparente cese de hostilidades en Siria

Cese de hostilidades

A primeras horas de la mañana de este jueves comenzó el cese de hostilidades entre las fuerzas gubernamentales sirias y los grupos de oposición en cumplimiento del plan de paz que Annan les propuso y aceptaron.

El enviado especial de la ONU señaló también que "todas las partes tienen obligaciones para poner en marcha el plan de paz de seis puntos" y que incluye, recordó Annan, "aspectos de índole militar (en relación a la retirada de las ciudades de las tropas y el armamento pesado) y un compromiso para avanzar en el proceso político".

El plan de paz exige a todas las partes el inmediato fin de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos, así como asegurar el acceso de personal humanitario al país, facilitar la transición política siria hacia la democracia, el inicio del diálogo político y permitir el acceso de la prensa, entre otros.

"Insto a todos los sirios a aprovechar esta oportunidad", señaló Annan, que subrayó también que "la comunidad internacional está decidida a trabajar con los sirios para apoyarles en el proceso".

Integrantes de la misión

El Consejo de Seguridad, que en abril preside Estados Unidos, tiene ahora que autorizar esa misión de observadores del organismo internacional para que supervise el alto el fuego entre las partes.

Annan ya apostó la pasada semana porque esa misión esté compuesta por una unidad "pequeña y ágil", para que pueda desplegarse con rapidez, además de que ha de contar "con un mandato amplio y flexible".

A Damasco se desplazó la pasada semana el general noruego Robert Mood, al mando del primer equipo del organismo que ha tratado con las autoridades sirias el eventual despliegue de una misión de seguimiento para aplicar el plan de paz ideado por el ex secretario general.

Annan señaló entonces que la libertad de movimiento a través del país y la seguridad de la futura misión "deben quedar garantizadas".

En las últimas semanas el departamento de Operaciones de Paz de la ONU (DPKO) ha preparado varios planes para realizar ese eventual despliegue de observadores y, según fuentes diplomáticas, se baraja la posibilidad de que esa misión pudiera contar de entre 200 y 250 observadores.

"Este es el momento para que los sirios se unan con la esperanza de que pueden curar sus heridas e iniciar la transición política hacia la democracia y un sistema político plural, en el que los ciudadanos tienen los mismos derechos e iguales oportunidades, independientemente de sus afiliaciones, etnia o creencia", afirmó Annan en su declaración de este jueves.

Según datos de la ONU, desde el inicio de las protestas en Siria hace trece meses, más de 9.000 personas han perdido la vida, más de 200.000 se han desplazado a otras zonas dentro del país y 30.000 se han refugiado en los países cercanos, especialmente Turquía.

Pese a la entrada en vigor del alto el fuego, al menos cinco personas habrían muerto hoy por la represión de los leales al régimen en las provincias de Homs (centro) e Idleb (norte), informaron los opositores Comités de Coordinación Local.

Etiquetas