Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Las viñas viejas de Paniza ofrecen vinos con mucho futuro

Uvas de vides centenarias alumbran este tinto que atesora las mejores esencias de la garnacha.

Va muy bien con embutidos, patés, carnes rojas a la brasa y con guisos de carne de caza.
Va muy bien con embutidos, patés, carnes rojas a la brasa y con guisos de carne de caza.

Viñas viejas de en torno a los 100 años de antigüedad arraigadas en las zonas más altas de la DO Cariñena constituyen la materia prima de la que sale este vino complejo en matices y sobresaliente en todas las fases de la degustación.

A partir de un mosto con tan buenas esencias, el proceso de elaboración del vino contribuye a la calidad del producto final. La uva fermentó durante 15 días con remontados diarios. Tras las fermentaciones alcohólica y maloláctica, el vino pasó al menos seis meses en barricas de roble antes de ser embotellado y afinarse en el silencio de la bodega.

Es un vino muy elegante y con mucho componente frutal, con referencias a frutas rojas y negras, como frambuesas y cerezas picotas y ciruelas. Entre los tostados aportados por la barrica, sobresalen toques de moca, vainilla y especias como el clavo y la pimienta. Pasa por la boca con un tanino muy bien definido y dando muestras de la acidez y el cuerpo que estos tintos necesitan para tener futuro. Va muy bien con embutidos, patés, carnes rojas a la brasa y con guisos de carne de caza.

- Ver otras noticias de vinos recomendados

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios