Gastronomía
Suscríbete por 1€

Gastronomía

Pasión cervecera hecha profesión

Cerveza artesana con sabor baturro

De la mano del zaragozano Andrés Martínez, llega al mercado La Baturra, una nueva cerveza aragonesa que presenta dos variedades, rubia y tostada, elaboradas de forma tradicional.

El zaragozano Andrés Martínez, en las instalaciones donde elabora la cerveza artesana La Baturra
Cerveza artesana con sabor baturro

Aficionado y curioso de la cerveza, sobre todo la importada y la artesana, el zaragozano Andrés Martínez ha decidido lanzarse a la aventura que supone convertir una pasión en profesión. "Estamos cansados de escuchar discursos que nos animan a emprender, a ser valientes, así que me decidí a probar fortuna. ¿Qué mejor que intentarlo con algo que sé que de verdad me gusta?", apunta el joven zaragozano.

Con esa convicción, acaba de lanzar al mercado, hace apenas unas semanas, su propia cerveza artesana: La Baturra, de la que ofrece dos variedades, rubia y tostada. Por el momento, Martínez elabora la bebida en unas instalaciones valencianas. "He conseguido ponerme en marcha a través de un vivero de empresas de allí. El espacio lo compartimos entre varias personas, que nos vamos dando consejos y asesorando mútuamente –explica este emprendedor–. Vivo en Zaragoza, por lo que me toca viajar un par de veces al mes, pero surgió esta opción y no la quise dejar escapar".

Por el momento, Martínez se lo toma con calma. Sus intenciones pasan por sondear cuál es la situación del mercado de cervezas artesanas en Aragón y valorar si la suya puede tener cabida en él. "Se están organizando ferias, la gente pregunta y lo cierto es que todo parece indicar que el sector va a ir a más", dice. En caso de que la tendencia se confirme, y La Baturra se consolide en el mercado, le gustaría trasladar su centro de producción a Zaragoza, puesto que "este es un negocio de proximidad", indica el cervecero, quien ha calculado que necesitaría una inversión en torno a los 70.000 euros para asentar su propia base de operaciones.

Todo eso, no obstante, queda de momento en un segundo plano. Ahora lo principal es dar a conocer la cerveza. "La rubia es una pale ale que está sorprendiendo bastante a los que la prueban. Tiene un sabor fresco y suave, con aromas a lúpulos cítricos de mandarina y pomelo, lo que contrasta con el dulzor de las maltas –describe Martínez–. La tostada, por su parte, es una brown ale de sabor intenso y acaramelado. Es una cerveza pensada para ser saboreada de forma pausada y relajada". Con una producción de 1.000 litros mensuales, a partes iguales cada variedad, el responsable de La Baturra espera ir aumentando progresivamente su presencia en el territorio aragonés.

Recién llegada al mercado, por el momento esta cerveza solo puede adquirirse vía internet a un precio de lanzamiento de 12 euros la caja de seis unidades (en www.cervezalabaturra.es). No obstante, durante este mes de agosto está previsto su desembarco en las zaragozanas tiendas gourmet Gastrópolis y Buen Gusto. Además, Andrés Martínez ya ha alcanzado un acuerdo con la empresa Santa Malta para que distribuya La Baturra por las provincias de Huesca y Zaragoza.

Haga clic para volver al suplemento de gastronomía.

Etiquetas