Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Cursos y catas

Vinae Mureri con Parrilla Albarracín

Vivimos algunas de las semanas más intensas en cuanto a convocatorias gastronómicas se refiere. Como ejemplo, la cata de vinos de Vinae Mureri, en el restaurante zaragozano Parrilla Albarracín.

Carrillera de cerdo ibérico
Vinae Mureri con Parrilla Albarracín
A.F.

Los gourmets zaragozanos que se precian de conocer y defender los productos autóctonos se dieron cita en gran número en la cata maridada que tuvo lugar esta semana en el restaurante Parrilla Albarracín –plaza del Carmen–. Se combinaron vinos de la Bodega Vinae Mureri, acogida a la zona de vino de la tierra Ribera del Jiloca, con platos preparados por el chef del establecimiento, Juan José Banqueri. 

La cata fue presentada por Miguel Cebollada y muy bien conducida por Jesús España. Se comenzó con el blanco de garnacha blanca, macabeo y bobal Pizarra Blanca 2012, que casó estupendamente con un conseguido tataki de salmón marinado con melón y vinagreta de yogur griego.

Una trenza de mesa

A continuación, nos deleitamos con una trenza de longaniza que hacen en Embutidos Melsa. Merche Casas, representante de esta empresa, explicó las características del producto, elaborado con una masa de hojaldre rellena con dos de las tres longanizas que hacen en esta casa de Graus: de trompeta negra y de boletus, que se acomodan sobre una cama de verduritas. Se acompañó del Muret Vidadillo 2009, un vino que se hace mayoritariamente con uvas de esta variedad que ha estado en trance de desaparición y que la bodega de Murero se ha empeñado en recuperar.

Este vino estaba soberbio, con lo que se lo puso difícil a los dos caldos siguientes, que, sin embargo, salieron airosos del trance: el Muret Oro, que tuvo que lidiar con unos espárragos naturales de Navarra, sal de jamón de Teruel y yema de huevo de corral, y el Muret Azul, que regó una estupenda carrillera de cerdo ibérico confitada con crema ligera de patata, café y reducción de garnacha.

Fue una sesión para disfrutar, con unos vinos de terruño muy auténticos que nunca nos cansamos de alabar y que maridaron perfectamente con los platos elegidos por la sumiller de la casa, Maite Barra.

Haga clic para volver al suplemento de gastronomía.

Etiquetas