Despliega el menú
Economía
Suscríbete

PLAN DE AJUSTE

Zapatero se mantiene intransigente ante los sindicatos

Méndez y Toxo salen de la Moncloa desalentados por la actitud del presidente ante sus peticiones.

El ajuste de Rodríguez Zapatero se mantendrá inalterable. Esta es la convicción a la que llegaron los secretarios generales de CC. OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, después de entrevistarse con el jefe del Ejecutivo durante dos horas en la Moncloa. La decepción fue tan grande, que el líder de Comisiones calificó "los recortes sociales" como una pérdida irreparable para la democracia. Acusó al jefe del Ejecutivo de "elegir la peor de las vías" para resolver la situación y lamentó que se haya puesto a la plena disposición de "los mercados financieros".

Toxo y Méndez hablaron de movilizaciones a la salida de la entrevista, pero sobre la huelga general echaron balones fuera y recordaron que su convocatoria corresponde a los órganos de dirección de CC. OO. y UGT que se reunirán próximamente. "Queremos mantener una posición firme, responsable y definir con mucha claridad la defensa de los trabajadores", explicó Méndez. Toxo pidió comprensión porque no es "el presidente de una sociedad unipersonal" para organizar protestas contundentes. "No descartamos ningún escenario pero lo que hagamos deber ser consensuado", remarcó.

Ambos aparecieron ante los medios de comunicación visiblemente cansados. Desde que Zapatero expuso en el Parlamento su proyecto, no han cesado de intervenir en distintos foros. Méndez aclaró que no estaba afectado "desde el punto de vista emocional". Al fin y al cabo dirige el 'sindicato hermano' y el jefe del Ejecutivo es el secretario general de su partido, el PSOE. "El sentimiento personal no vale. Valen las políticas adoptadas y las respuestas", apuntó. Rehusó hablar de engaño por parte de Zapatero y se limitó a señalar que lo ocurrido es "un cambio en el escenario de las relaciones como consecuencia de la ruptura de un acuerdo (condiciones laborales de los empleados públicos) y una quiebra en el discurso político.

La principal misión que llevaban a Moncloa, junto con la de procurar la retirada de las medidas, era convencer a Zapatero de que otro camino es posible para la reducción del déficit público.

Alternativas

Le plantearon la recuperación de figuras fiscales que han desaparecido; subidas selectivas del Impuesto de Renta de las Personas Físicas "cargando más en las rentas más elevadas"; incremento del IVA en los artículos de lujo; un plan serio y contundente de lucha contra el fraude; y afloramiento de la economía sumergida. Pero, el presidente hizo oídos sordos a sus propuestas según aseguraron. Toxo comentó que la situación es "demoledora".

"Con los sacrificios planteados no se va a resolver el principal problema del país, que es el paro", insistió Méndez.

Toxo destacó que algunas de las medidas son peores de lo que parecen. Por ejemplo, el ajuste en pensiones abarca también la aplicación de golpe del "periodo de carencia" situado en 15 años efectivos de cotización, mínimo necesario para acceder a una pensión contributiva. En la reforma consensuada de 2006, la implantación del periodo se desarrollaba progresivamente. Esta medida se une a la restricción del acceso a la jubilación parcial. Las dos iniciativas ahorrarán 500 millones de euros.

Por último, reconocieron que los procesos de negociación pendientes reforma laboral y modificación del sistema público de pensiones están tocados y sobre ellones planea la desconfianza. Por la tarde, fueron las patronales las que se reunieron con el presidente en la Moncloa.

Etiquetas