Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSUMO

Zapatero defiende a Sebastián y asegura que el Gobierno no es proteccionista

El presidente ve compatible el apoyo a lo propio y el libre mercado y el PP califica de "frívolo" que el ministro pida comprar productos españoles para salvar 120.000 empleos

José Luis Rodríguez Zapatero está orgulloso del llamamiento a consumir productos españoles que el pasado miércoles hizo Miguel Sebastián. El presidente del Gobierno rechazó las interpretaciones de una apuesta repentina por el proteccionismo y defendió la compatibilidad entre la apuesta por lo proipio y la fe en el libre mercado. "Me habría preocupado si hubiera puesto en valor los productos de otro país, pero que el ministro de Industria, Comercio y Turismo de España afirme que el factor España es bueno para la economía -argumentó- me parece bastante razonable".

Sebastián ha animado a los españoles a sustituir, en su cesta de consumo anual, bienes y servicios extranjeros por otros nacionales. Aseguró que bastaría reemplazar el equivalente a 150 euros para salvar 120.000 puestos de trabajo que, de no ser así, se van a perder por la caída de la demanda de los hogares.

En una nueva defensa del consumo, Zapatero aclaró que "nadie" en su Gobierno va a restringir nunca la competencia ni a tomar medidas que vayan en contra de otros países. "Lo que sí tenemos que hacer es mejorar nuestros productos para que una parte de los bienes que hoy los españoles consumen a través de la exportación puedan tener su alternativa española con la misma calidad y competitividad".

Productos ibéricos

El presidente del Gobierno, pese a todo, bromeó con su amor por los productos ibéricos. El marco era propicio porque se encontraba en la cumbre hispano-lusa que ayer se celebró en la ciudad de Zamora y a la que asistieron también los gobernantes de las comunidades fronterizas, Andalucía, Extremadura, Castilla-León y Galicia. Entre sonrisas remarcó que si hay que optar por algún producto, decantarse por ibéricos "en materia gastronómica a nadie le parecerá mal". "Yo estoy dispuesto a promocionarlos aunque me hagan alguna crítica por proteccionista", dijo.

Por su parte, el secretario de Economía y Empleo del Partido Popular, Álvaro Nadal, calificó de "alucinante" la "frivolidad" que, a su juicio, supone que el ministro de Industria pida a los españoles que compren productos nacionales para salvar hasta 120.000 empleos, en lugar de presentar un "plan integral de competitividad" para las industrias y empresas de nuestro país.

Nadal aseguró que "no es entendible" que un ministro con competencia en comercio exterior, internacionalización de las empresas españolas, industria e innovación "suelte" propuestas de este tipo. "A todos nos gustaría que se compraran más productos españoles, pero sobre todo en el exterior", incidió Nadal, que reprochó a Sebastián que presente "ocurrencias" que, a su juicio, con la crisis actual muchas empresas encontrarán "irritante".

Críticas de empresarios

El presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada, dijo que la petición de Miguel Sebastián a los ciudadanos para que consuman productos españoles "es un planteamiento peligroso que no nos conviene".

En la rueda de prensa de presentación de un informe del Círculo, Boada reconoció que la propuesta del ministro puede ayudar a que se salven algunos puestos de trabajo y a que se incrementen las ventas, en un primer momento, pero señaló que "todo lo que huele a proteccionismo nos repele" y consideró que hay que preguntarse qué pasaría si el resto de países hacen lo mismo que se pretende en España, y por qué los ciudadanos compran más productos extranjeros que nacionales.

A este respecto, subrayó que se compran más productos extranjeros porque los españoles "son menos competitivos que los de fuera", y "ahí es donde hay que incidir". "Me parece muy bien que se compren productos españoles, pero por razones que sean de peso, porque se hayan hecho los deberes, cosa que ahora no se ha hecho", aseveró el presidente del Círculo.

Etiquetas