Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MERCADOS

Wall Street pierde todo lo ganado en 2010

La posibilidad de que los minutos de caída libre vividos el jueves en Wall Street se debiera solo a un error humano no evitó que se repitieran ayer los números rojos en los mercados estadounidenses.

Agentes de bolsa en Nueva York, antes de empezar la sesión de ayer.
Wall Street pierde todo lo ganado en 2010
AFP

La posibilidad de que los minutos de caída libre vividos el jueves en Wall Street se debiera solo a un error humano no evitó que se repitieran ayer los números rojos en los mercados estadounidenses, que han perdido todo lo ganado en lo que va de año. Poco antes de la media sesión, el Dow Jones de Industriales, la principal referencia de Wall Street, bajaba un 0,5% y rondaba los 10.460 puntos, muy cerca de los 10.428 en los que comenzó 2010; al tiempo que el selectivo S&P 500 descendía un 0,7% y se situaba en torno a los 1.115 puntos, los mismos con los que arrancó el año.

El mercado electrónico Nasdaq bajaba un 1,35% y su índice compuesto rondaba los 2.280 puntos.

Estos moderados descensos se sucedían después de la enloquecida sesión del jueves, en la que, a una hora y media del cierre, se registraron extrañas operaciones que en cuestión de minutos arrastraron a todo el mercado e hicieron que el Dow llegara a perder momentáneamente casi mil puntos (quinientos en menos de cinco minutos). El Dow finalmente cerró con una caída del 3,2% que pulverizó casi un billón de dólares en cuestión de minutos y en el que se vieron irregularidades como la de que Procter & Gamble, el mayor fabricante de productos de consumo del mundo y uno de sus 30 componentes, se negociara a la vez a 54 dólares en la Bolsa de Nueva York (NYSE) y a 39 en el Nasdaq. La noticia con la que desayunaron ayer los inversores de que en abril se crearon 290.000 empleos en EE. UU. ayudó poco a calmar las cosas en los mercados, que se enfrentan a una enorme vigilancia por parte de las autoridades y expertos para saber qué pasó el jueves y cómo se podría evitar. Después de que los responsables de los mayores mercados hayan descartado errores en los sistemas informáticos, entre las opciones que se barajan destaca el fallo de un broker que pudo haber introducido la letra "b" de billions (mil millones, en inglés) en lugar de la "m" de millones para ordenar una venta.

A ese error humano se podría haber sumado el efecto multiplicador que pudieron tener las órdenes de compraventa preprogramadas para ejecutar operaciones en el momento en que el precio de las acciones de algún valor rebasa una cota determinada, según tratan de explicar los analistas, que en cualquier caso no han dudado en volver la cabeza hacia Washington. Allí los legisladores mostraron ayer su inquietud ante lo destructivo que puede ser un incidente así y reabrieron una vez más el debate sobre la regulación de una actividad que muy poca gente entiende claramente y que queda enormemente diluida entre millones de agentes e intermediarios interconectados entre sí.

Etiquetas