Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AGRICULTURA

UPA y Araga acusan a UAGA y Asaja de querer "dilapidar" el patrimonio agrario

Llaman a la "responsabilidad" para alcanzar el consenso en la Ley de Representatividad.

En la guerra abierta entre las organizaciones agrarias mayoritarias -UAGA y Asaja- y el consejero del ramo del Gobierno aragonés, Gonzalo Arguilé, por la nueva Ley de Representatividad se ha abierto un nuevo frente. Lo lideran UPA y Araga, cuyos responsables máximos, José Manuel Roche y José Manuel Tornos, respectivamente, dejaron ayer bien claro que no se van a morder la lengua ante la "vergonzosa" situación creada por los sindicatos mayoritarios, que insisten en mantener los porcentajes de representación conseguidos en las elecciones de 2001 -un 87% entre ambas- y repartir del patrimonio de las Cámaras Agrarias atendiendo a dichas cifras.

Roche explicó que tanto Araga como UPA han intentado mantener reuniones con las otras dos organizaciones "y siempre se han negado", por lo que volvieron a hacer un "llamamiento a la responsabilidad" a UAGA y Asaja "para sentarnos todos juntos e intentar llegar a un consenso aunque sea en aspectos concretos".

Seis millones de euros

Pero dicho esto, Roche fue contundente al afirmar que "no vamos a consentir reuniones bilaterales y mucho menos una ley de representatividad que nos deje a un lado por unos resultados electorales de hace ya nueve años". Porque para el dirigente de UPA, como para el de Araga, detrás de la negativa a no negociar está "el dinero". Dicho de otro modo, los más de seis millones de euros -según sus cálculos- en los que está valorado el patrimonio agrario -inmuebles y fincas agrícolas- "que UAGA y Asaja quieren dilapidar", criticó Roche.

Utilizando la misma terminología que las organizaciones mayoritarias usaron para criticar las propuesta y la actitud del consejero Arguilé (al que calificaron de "cacique" y amenazaron con llevar a los tribunales), el secretario general de UPA destacó que "la cacicada" es querer repartir el patrimonio en base a las elecciones de 2001. Y advirtió de que "lo que no permitirá y judicializará nuestra organización es que liquide el patrimonio".

Preparados para las urnas

Roche recordó que UPA defiende la convocatoria de unas elecciones, aunque aseguró que "no nos vamos a cerrar en banda" porque no les parece mal la propuesta presentada por el consejero de utilizar la afiliación como medida para la representatividad. Un sistema que también defendió el presidente de Araga. José Manuel Tornos preferiría consensuar una fórmula que "no nos hiciera gastar 600.000 euros" -en referencia al coste del proceso electoral-. Pero si no hay otro remedio -reconoció- "preferimos las urnas que mantener los porcentajes de 2001".

Totalmente contrario al reparto "y dilapidación" de un patrimonio agrario "que no es nuestro, sino generado por miles de agricultores y ganaderos durante más de 70 años", Tornos insistió en que el campo tiene problemas mucho más graves que saber qué organización es más fuerte y cuál representa a más agricultores y ganaderos. Y lanzó un aviso a navegantes: "no nos dan miedo las urnas, Araga está fuerte y preparado para medirse con quien tenga que hacerlo", dijo Tornos.

Etiquetas