Economía
Suscríbete por 1€

JORNADA DE PARO Y PROTESTA EN LA AGRICULTURA

Unos 10.000 agricultores se movilizan en Aragón contra la ruina del campo

Agricultores y ganaderos de Zuera cortaron el tráfico de una carretera dentro de la jornada de protesta.
Unos 10.000 agricultores se movilizan en Aragón contra la ruina del campo
JAVIER CEBOLLADA/EFE

Ángel Pérez es agricultor y ganadero de Gurrea de Gállego. Ayer dejó su explotación y su granja para acudir a la concentración de Zuera (Zaragoza) y secundar el paro general convocado por las organizaciones agrarias Asaja, UAGA-COAG_y UPA y Cooperativas Agro-alimentarias. Como él, el hortelano Féliz Orte, el ganadero Ángel Barba, el fruticultor David Provenza y una larga lista de profesionales del sector agrario que acudieron a las 30 concentraciones convocadas en otros tantos puntos repartidos por las tres provincias de la comunidad aragonesa.

Y es que más de 10.000 agricultores y ganaderos aragoneses -según los datos de los organizadores- pararon su actividad y salieron a las carreteras, con más de 3.000 tractores, para gritar al Gobierno central y autonómico que “el campo se arruina” y que necesita soluciones urgentes y decididas para hacer frente a la crisis “histórica” que padece el sector.

Sin incidentes, acompañados por sus tractores -que en esta ocasión se quedaron estacionados fuera de las vías- y en “total coordinación con los agentes de la Guardia Civil”, como destacaron los responsables de las organizaciones agrarias convocantes, los manifestantes realizaron cortes intermentes de tráfico que afectaron principalmente a la A-124 a la altura de Zuera; la N-234 en Calatayud; la A-131 en Sariñena; la A-125 en Ejea de los Caballeros; la A-23 a la altura de Almudévar; la N-240 en Puente la Reina y Altorricón y la N-234 en Calamocha, según informaron fuentes de Tráfico. “Nuestra intención no es molestar ni provocar incidentes”, destacó el secretario general de Asaja-Aragón, Carlos Ferrer, que insistió en que el objetivo de los agricultores y ganaderos es “dar a conocer a la sociedad la situación crítica que atraviesa el campo y sacar adelante las reivindicaciones del sector”.

Un exito “rotundo”

“Es un rotundo éxito”, señaló en nombre de los convocantes un representante de sectores ganaderos de UPA-Aragón, Fernando Ros, que calificó la protesta como “la más importante en agricultura y ganadería que se ha hecho hasta ahora”. De hecho es la primera vez que el campo convoca un paro general y la primera ocasión en la que todos los subsectores agricolas y ganaderos se suman al unísono a las concentraciones, a las que también se unieron las cooperativas. Según los datos de la federación que las aglutina, un 90% del sector cooperativo aragonés secundó el paron y las diversas movilizaciones.

“Se ha demostrado que los agricultores están en todo Aragón y necesitan reacción política para evitar que el campo se vaya a la ruina”, insistió el secretario general de UAGA-COAG, Javier Sánchez. Aunque los líderes sindicales reconocieron que el “desánimo” cunde entre los profesionales agrarios, insistieron en que “hoy (por ayer) el sector está recobrando cierto optimismo porque ven que se está haciendo algo nuevo y esperan que sea resolutivo”, coincieron en señalar.

 

Los preocupantes precios

El campo ha perdido en cinco años 124.000 efectivos, su renta se ha reducido un 26% mientras los costes de producción se han incrementado un 45%. Así, dicen los agricultores y ganaderos, es muy difícil sobrevivir. Da igual si se dedican al sector lácteo, si su explotación es de cereal, de frutas, hortalizas o viñedo. Si crían ovejas, ganado vacuno, avícola o porcino. La crisis recorre sin distinción todos los sectores, que tienen que soportar además unos “irrisorios” -como los califican- bajos precios en origen mientras ven como se dispara el dinero que tiene que pagar el consumidor por el mismo alimento que ellos vendieron más de un 500% más barato. Y todo ello con la sombra de una PAC reiteradamente reformada, que libera cada vez más los mercados y reduce las ayudas.

Los precios, sin duda, es la principal preocupación del sector. Pero no lo única. Así se escuchaba ayer en todas las protestas. “Hoy se cobra un cordero como en el año 82 y el pienso lo tienes que pagar cuatro veces más caro”, criticaba el ganadero y agricultor Ángel Pérez. “Y eso si lo cobras”, le recordaba el fruticultor David Provenza que insistió en los problemas que suponen los pagos dudosos, ya que “nosotros no sabemos ni cuándo vamos a cobrar ni cómo. ¿No tenía que haber una regulación para evitar esas situaciones?, se lamentaba Provenza.

Estas concentraciones sirvieron para calentar motores, porque la gran cita de la movilización del sector será hoy en Madrid, a donde está previsto que acudan unos 5.000 agricultores aragoneses que apoyarán una manifestación que se calcula reúna a más de 100.000 profesionales de toda España.


Etiquetas