Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ESTADOS UNIDOS

Un fallo obliga a retirar 110.000 millones de dólares

Problemas en la impresión del nuevo sistema contra la falsificación han obligado a la Reserva Federal a deterner la producción de billetes que preparaban para 2011.

Billete de 100 dólares.
Un fallo de impresión obliga a retirar 110.000 millones de dólares

La Reserva Federal de EE. UU. (Fed) ha tenido que apartar 110.000 millones de dólares en billetes de cien debido a problemas en la impresión de sus nuevas y sofisticadas características contra la falsificación, ha informado la cadena NBC.

El valor total de los 1.100 millones de billetes defectuosos representa más del 10% del suministro total de moneda estadounidense en circulación en el planeta, que asciende a 930.000 millones de dólares, según indicó a la NBC una fuente anónima del Gobierno.

El problema ha obligado a la Fed a desechar esos billetes y a detener la producción de los nuevos, que la agencia preparaba desde abril para su puesta en circulación en febrero de 2011.

Los mecanismos diseñados para combatir la falsificación, que incluyen una nueva banda de seguridad en tres dimensiones y la imagen de una campana que cambia de color, han resultado ser demasiado complejos para las impresoras del banco central estadounidense.

Según la NBC, el problema está en las arrugas que se forman en el papel durante la producción, que revelan una mancha blanca en la parte del billete que muestra la cara de Benjamin Franklin.

Hasta que la Fed dé con un sistema que permita determinar cuántos de los billetes contienen el fallo, los 1.100 millones de unidades se encuentran apartados en las cajas fuertes de los edificios de la agencia en Washington y Fort Worth (Texas), agrupados en paquetes de 16.000 papeles cada uno.

Mientras que una comprobación manual de los paquetes llevaría a la Reserva Federal entre 20 y 30 años, la agencia cree que un sistema mecanizado podría reducir el trabajo a alrededor de un año, tras lo cual pasarían a triturar las unidades defectuosas.

Los billetes son además los más caros que se han producido nunca, según la NBC, con un coste aproximado por unidad de 12 céntimos, el doble que el de un billete convencional, lo que significa que el Gobierno ha gastado alrededor de 120 millones de dólares (unos 90 millones de euros) en emitir moneda inservible.

La representante del Departamento del Tesoro Darlene Anderson se mostró optimista en declaraciones a la cadena; "una gran proporción de los billetes podrán entrar en circulación", dijo y aseguró que su agencia ha visto mejorar los resultados de la impresión en pruebas recientes.

"Estamos tratando de asegurar que sólo los billetes más precisos entren en circulación", dijo Anderson.

Para evitar una falta de liquidez, la Reserva Federal ha ordenado reactivar la producción de los billetes que contaban con la firma de Hank Paulson, el secretario del Tesoro de George W. Bush, y no con la del actual, Timothy Geithner, que sí estaba impresa en el nuevo diseño.

Según la agencia, ese paso es crucial para mantener la media de 6.600 millones de billetes de 100 dólares que se encuentran en circulación en todo el mundo, y que se deterioran fácilmente.

Etiquetas