Despliega el menú
Economía
Suscríbete

FRAUDE FISCAL

Cae una red que vendía electrónica a grandes superficies sin pagar el IVA

Los miembros de la trama se valieron de 14 sociedades y 8 empresas para proveerse en el mercado intracomunitario de mercancías de las que defraudaban el IVA.

La Policía Nacional ha detenido a catorce personas integrantes de una red que se dedicaba a vender a bajo precio artículos electrónicos a grandes superficies de toda España gracias a que no pagaba el IVA de los productos, en un fraude a la Hacienda Pública cercano a los 11 millones de euros.

La investigación, que sigue abierta, trata ahora de determinar si las grandes superficies que vendían los productos al consumidor final eran conocedoras del fraude que cometían las empresas que le servían la mercancía.

Se calcula que la red ha podido mover casi 200 millones de euros en artículos electrónicos, de los que se ahorraba el 16 por ciento de IVA, por lo que era capaz de ofrecer la mercancía por debajo del precio habitual de mercado.

Para eludir al fisco, la organización utilizaba una veintena de empresas pantalla, que dejaron de pagar sus impuestos durante los ejercicios fiscales de 2005 a 2009.

La red compraba aparatos electrónicos de gama media, como pantallas planas o equipos de música, en otros países de la Unión Europea, y se beneficiaba de la legislación comunitaria para no abonar el IVA en origen.

Entre medias, la mercancía cambiaba varias veces de manos a través de empresas tapadera administradas por testaferros a sueldo, y que eran las encargadas de eludir el pago del IVA.

Finalmente, los artículos llegaban a España y eran distribuidos por una empresa perfectamente legal, propiedad del 'cerebro' de la trama, que era la que vendía los productos a varias cadenas de grandes superficies con tiendas en todo el territorio nacional.

En la operación se ha detenido a un total de catorce personas en Madrid capital y Pozuelo de Alarcón, Marbella y Alhaurín de la Torre (Málaga), Guadalajara, Alicante, Alfaz del Pi (Alicante), Barcelona y Viladecans (Barcelona).

La mayoría de los catorce detenidos y siete imputados en la operación son los testaferros de las empresas pantalla, personas sin medios económicos, que accedían a aparecer como administradores de estas sociedades a cambio de cantidades que oscilaban entre los 2.000 y los 3.000 euros al mes.

Estas empresas 'pantalla', también llamadas "truchas", aparecían y desaparecían en poco tiempo, compraban y vendían los artículos en pocas horas, aunque apenas tenían un buzón y una cuenta bancaria en la que emitir y pagar facturas.

La principal compañía investigada ya había formado parte en el año 2005 de otra estructura creada para llevar a cabo el llamado 'fraude carrusel del IVA', en el que también estuvieron involucradas empresas de Francia y Chipre.

Este tipo de fraude consiste en la circulación repetida de la misma mercancía entre sociedades de varios países de la Unión Europea, con la única finalidad de defraudar a la Hacienda Pública mediante devoluciones indebidas de IVA.

En la mayoría de los casos la mercancía ni siquiera existe y solo se simula su compraventa, con documentos de transporte falsos, la emisión de las facturas y el consiguiente pago de éstas.

Las investigaciones comenzaron tras una denuncia de la Inspección Regional de Cataluña de la Agencia Tributaria y requirió una reunión de trabajo previa, en la sede de EUROJUST en La Haya, al estar involucradas otras sociedades de la Unión Europea.

En la operación ha participado la Brigada de Blanqueo de Capitales de la UDEF Central, junto con la Brigada Provincial de Policía Judicial de Cataluña y la Agencia Tributaria.

Etiquetas