Despliega el menú
Economía
Suscríbete

SECRETARIA GENERAL DE INDUSTRIA

Teresa Santero: "Si la planta de GM aguanta diez años, podrá aguantar cincuenta"

Si General Motors supera esta prueba decisiva, que es la reconversión de Opel, podrá seguir en Zaragoza dentro de muchos años, apunta la dirigente política.

Santero, secretaria general de Industria del Gobierno central, el jueves en Zaragoza
Teresa Santero: "Si la planta de GM aguanta diez años, podrá aguantar cincuenta"
PEDRO ETURA/A PHOTO AGENCY

Después del año convulso que ha sufrido General Motors, ¿opina que realmente tiene futuro a largo plazo la fábrica zaragozana?

Hombre, si aguanta diez o doce años, que es todo un mundo en la automoción, podrá aguantar cincuenta, siempre y cuando sea capaz de adaptarse. GM ha pasado por una situación muy dura. Ha estado en concurso de acreedores en Estados Unidos y podía haberse quedado ahí. Eso da una señal de que son capaces de regenerarse. Bueno, si lo han hecho bien en EE. UU., esperamos que lo hagan bien aquí y hacerlo bien supone saber cambiar, saber invertir y saber buscar nuevos modelos. El mensaje del responsable de GM Europa, Nick Reilly, es tranquilizador: está haciendo grandes propuestas de nuevos modelos.

 

¿Pero no cree que es un tanto endeble su anuncio de que si hay un nuevo Combo o un coche eléctrico pequeño se hará en Figueruelas y que solo busca atar las ayudas del Gobierno de España?

Esos anuncios para nuestro gusto están todavía poco anclados. Desde luego, el Gobierno va a pedir mucha más seguridad y en eso estaremos encima. Pero si lo garantizaran, yo estaría muy contenta porque son vectores que tienen muchísimo potencial. Vamos a verlo. Como Gobierno, lo pueden creer o no, pero desde la visita de Reilly en noviembre, no nos hemos vuelto a sentar con él y, por tanto, no tenemos las garantías de su plan industrial. Hasta ahora, ha hecho anuncios muy ligeros, y efectivamente, vamos a ver si ese plan está bien planteado y anclado. De momento, hay que darle un voto de confianza.

 

El Gobierno alemán no parece muy dispuesto a poner los 1.500 millones que le pide GM. ¿Considera que sin la ayuda alemana es posible la reconversión de Opel?

Estoy convencida de que sí. Aunque sería muy importante la contribución del Gobierno alemán, la reestructuración con respecto a las plantas alemanas se va a abordar igual, con ayudas o sin ellas. El mensaje de GM ha sido muy claro después de tomar la decisión de no vender. Europa es muy importante para la compañía y va a estar ahí. Y es Europa. No es ni Alemania, ni Inglaterra ni España. Es Europa. Ellos tienen su plan. Lo han hecho público. A unos les parecerá mejor y a otros peor, pero el plan lo van a llevar adelante de todas maneras. No van a someter las condiciones del plan a la ayuda de los Gobiernos. Aunque quieran contar con su ayuda, lógicamente.

 

¿Finalmente, cuánto pedirá GM al Gobierno de España: unos 500 millones de euros más los 200 del Gobierno de Aragón?

Espero que no. Lo que hemos oído del Gobierno alemán es que hay que hacer el cálculo en proporción al empleo que GM tiene en cada uno de los países europeos. Esa es la propuesta que yo espero que vuelva a poner sobre la mesa la propia compañía, pero aún no ha dicho nada. De cualquier forma, nosotros la asociaremos mucho a la inversión que se haga aquí. De hecho, el aval que ha propuesto el Gobierno de Aragón siempre ha estado asociado a la inversión del Meriva.

 

¿No hay ninguna reunión fijada con GM para hablar de ayudas?

Nosotros esperamos la consigna de los trabajadores, que están activamente negociando con todos, incluso con el Gobierno aragonés, los dos ERE presentados por la empresa. Quieren saber en qué condiciones se van a llevar a cabo dichos expedientes y están hablando también de convenio y de ahorro laboral. Entonces, cuando ellos den la consigna de que ven eso razonablemente bien encaminado, entonces nos sentaremos con la empresa. Para nosotros no es urgente. Sí lo es para la compañía, que tiene que tomar decisiones y empezar a reestructurarse y a invertir.

 

¿No le parece muy duro que GM condicione la salida "socialmente responsable" de 900 trabajadores a cambios en el convenio colectivo? ¿Cree que así será posible alcanzar un acuerdo?

Tienen que llegar a un acuerdo y van a llegar a un acuerdo. Que las posturas iniciales sean muy extremas por parte de unos y de otros, es perfectamente normal, pero llegarán a un acuerdo. Tanto la empresa como los trabajadores van a tener que ceder.

 

Sin embargo, la plantilla está harta de cargar con tanto sacrificio durante los últimos años.

Entonces la empresa quizá les diga: el sacrificio más grande se está haciendo en Bélgica, donde han decidido cerrar enteramente la fábrica de Amberes y en eso nosotros somos conscientes, como Gobierno, de que tienen razón. Han sido muchas las amenazas y nos hemos peleado muchísimo durante todo un año para que esto siguiera adelante, y si de verdad GM nos dice que esto tiene futuro, tenemos que colaborar todos a que lo tenga. Ya vendrán tiempos mejores. Si ahora toca conformarse, pues habrá que hacerlo.

Etiquetas