Economía
Suscríbete

OPEL

Satisfacción de los sindicatos de Figueruelas ante la llegada del nuevo director

Antonio Cobo sustituye al polaco Romek Rytwinski, quien ha estado al frente de la planta de Figueruelas desde el mes de marzo de 2008.

El español Antonio Cobo asumirá este miércoles el cargo de nuevo director general de GM España y responsable de la planta de Figueruelas, una llegada que los sindicatos han valorado de forma muy positiva porque la consideran una persona cercana y dialogante, además de conocedora de la fábrica aragonesa.

Antonio Cobo sustituye al polaco Romek Rytwinski, quien ha estado al frente de la planta de Figueruelas desde el mes de marzo de 2008 y que ha sido nombrado director ejecutivo de Manufacturas de GM Rusia, así como director de la planta de San Petersburgo.

Granadino de nacimiento, Cobo ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en General Motors y entre los años 2005 y 2007 fue director de Calidad de la planta de Figueruelas, en la que trabajan alrededor de 7.000 personas y en la que se fabrican los modelos Corsa, Combo y Meriva.

El presidente del comité de empresa, José Juan Arcéiz, ha comentado que se trata de una persona que no dificulta las reuniones, por lo que ha apuntado que "lo que hace falta es que mantenga esa línea de diálogo" y de facilitar información a los representantes de los trabajadores.

Hasta ahora, según Arcéiz, Cobo no ha convocado ningún encuentro con el comité de empresa, pero espera que lo haga en pocos días, una vez asuma mañana, día 1 de septiembre, su nuevo cargo.

Por su parte, Pedro Bona, de UGT, ha dicho que es un hombre "correcto y cercano" dispuesto a dar explicaciones, por lo que no ha dudado de que con la dirección van a tener "diálogo asegurado", sobre todo en el caso de que surjan problemas.

"Me agrada mucho que haya sido elegido él", ha recalcado Bona, quien ha subrayado que lo conoce de sus años de trabajo en la planta de Figueruelas y también de varias reuniones celebradas en Alemania en los últimos meses, un periodo muy complicado para la empresa automovilística.

Sobre el nuevo responsable de la factoría, el secretario de organización de CGT, Santiago Arcos, quien no lo conoce personalmente, cree que es un hombre "muy educado" y que "al ser de aquí" seguro que es una "persona más cercana a los trabajadores y a los problemas locales".

Respecto a la gestión de Rytwinski al frente de Figueruelas, los sindicatos la han valorado de forma muy diferente, aunque todos han reconocido que le ha tocado la época más difícil en la historia de la multinacional, en la que se han sucedido situaciones "gravísimas".

Arcéiz ha reconocido que hubo "reticencias" y cierta "inquietud" ante su llegada, ya que se suponía que iba a traer consigo "un periodo difícil en lo laboral", pero al final ha sido un mandato "muy positivo" y los resultados "muy buenos".

Aunque las negociaciones "nunca fueron fáciles", es cierto que "al final se impuso la sensatez" y se tuvieron en cuenta las propuestas de los sindicatos, ideas que "se sujetaban solas", ha agregado Arcéiz.

En este mismo sentido se ha posicionado Bona, quien ha llegado a decir que la defensa de la planta llevada a cabo por Romek Rytwinski fue "ejemplar" en unos años "muy complicados", ya que fue una persona muy cercana que siempre dio las explicaciones necesarias sobre la situación de la planta, una de las más importantes de GM en Europa.

Esta relación con los sindicatos fue "fundamental", según Bona, para sacar adelante la factoría -que este año podría fabricar más de 400.000 unidades-, aunque ha destacado que "estaba extrañado" de cómo se funcionaba aquí con los representantes de los trabajadores, con los que había que compartir todo, pero se adaptó "muy bien".

No es de esta opinión Arcos, quien ha lamentado sus "exigencias" para conseguir "mejoras continuas" en momentos en los que ni siquiera había trabajadores suficientes, aunque también ha subrayado las fechas complicadas que han coincidido con su mandato.

Bona ha lanzado un mensaje muy positivo sobre el actual momento de la planta, ya que las perspectivas son muy esperanzadoras, el Corsa "se mantiene muy bien" y el Meriva ha tenido una aceptación "espectacular", con más de 50.000 unidades pedidas, una cifra que no se esperaba.

Etiquetas