Economía
Suscríbete por 1€

OPEL

Reilly dice que Figueruelas es "muy importante para el futuro" de GM

El nuevo responsable de General Motors en Europa, Nick Reilly
Reilly dice que Figueruelas es "muy importante para el futuro" de GM
EFE

El presidente de General Motors (GM) en Europa, Nick Reilly, ha dicho en Figueruelas (Zaragoza) que la planta que la multinacional tiene en esta localidad es "muy importante para el futuro" de la compañía y que tienen planes para mejorar aun más su eficiencia.

Así lo ha expuesto en un encuentro con los medios de comunicación celebrado en la planta aragonesa, donde ha explicado que Figueruelas, donde trabajan más de 7.000 personas, "está muy bien situada para este negocio" y es "un recurso importante para GM a largo plazo", ya que supone una gran parte de su producción y España es una buena fuente de la industria de componentes.

No obstante, como ya ha dicho en otros países, hay que reducir capacidad de producción en Europa, en torno a un 20 por ciento, y los costes, "y, desgraciadamente, el número de trabajadores", que intentarán hacerlo de la mejor manera posible, y "puede que no sea cerrando una planta".

En la rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por el responsable de GM en España, Romuald Rytwinsski, ha afirmado que su visita a la planta ha "reforzado" su opinión sobre la misma, ha sentido el "entusiasmo" de sus trabajadores y ha podido comprobar la "eficacia con la que opera", lo que "nos da confianza en que las decisiones que vamos a tomar sean las más adecuadas".

Ha subrayado que Figueruelas ha sido el "hogar" del Corsa durante mucho años y es uno de sus principales productos en el mercado, por lo que "no hay ninguna razón para cambiar esta fórmula de éxito", al tiempo que ha señalado que ceder volumen de producción de esta planta a otra no es parte de su plan.

Sobre su encuentro mañana con el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, y el ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha precisado que "estaremos encantados" de cualquier ayuda que los gobiernos "nos quieran dar", mediante créditos directos o avales, pero "no vamos a pedir dinero".

Reilly ha señalado que espera tener una conversación "fructífera" con Sebastián, al que le dirán si todavía siguen interesados en proporcionar fondos y financiación, "no tanto para la reestructuración, sino para seguir invirtiendo en desarrollo y productos de la planta de Figueruelas".

Y al presidente aragonés le explicarán que esta planta es muy importante para el futuro y que estarán encantados de que les puedan ayudar, aunque no ha determinado en qué cantidad.

Ha adelantado que las expectativas para Figueruelas se acercarán bastante a lo que se había negociado con Magna -que suponía la rescisión de 900 empleos de la plantilla y una reducción de los costes laborales, cifrada en 25 millones de euros al año- y, en este sentido, ha dicho que no cree que su plan de ajuste "vaya a ser peor" que el planteado por la compañía austríaco-canadiense.

Sobre el plan, que espera anunciar en las próximas dos o tres semanas e implantarlo de manera inmediata para que esté finalizado a mediados de 2010, ha explicado que no les interesa llegar a un "acuerdo político", que no se dará trato preferente a ningún país como Alemania y que a España se le tratará de "manera justa".

Es una decisión de negocio "muy seria", ha destacado, al tiempo que ha subrayado que "pueden estar seguros que el plan que estamos debatiendo es el mejor".

Para el plan ha reconocido que están buscando ayudas de los trabajadores y de las fábricas, a los que es "adecuado" darles algún tipo de incentivo, aunque no ha entrado en detalles como tampoco ha querido adelantar información sobre los planes de reestructuración, que está explicando en todos los países que tienen plantas, tanto a los órganos de gestión como a los sindicatos y los gobiernos.

Sobre los 3.300 millones de euros que necesitan de los gobiernos europeos para poder reestructurar la empresa, "bastante menos" de lo que apuntaba Magna, ha informado de que mil millones serán para financiar las indemnizaciones por despidos.

Las negociaciones con los países se llevan a cabo localmente y no están tan avanzadas, aunque la respuesta de los gobiernos es positiva, ha dicho, y ha señalado que ya han devuelto la mitad del préstamo a Alemania, que se acabará de pagar a finales de noviembre, y que después tendrán un "papel en blanco" para poder hablar tanto con éste como otros países.

Asimismo, ha confirmado que se producirán cambios en la gestión y que se dará más autoridad y responsabilidad a nivel local, que no significa que se vayan a declarar independientes, pero que podrán beneficiarse de las ventajas globales.

También ha anunciado que la intención es reducir el negocio a una línea de gestión y que están buscando un nuevo presidente para Opel/Vauxall.

Etiquetas