Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MACROECONOMÍA

Rato y González pintan un sombrío panorama económico en el corto plazo

El ex presidente del Gobierno piensa que el ajuste "será duro, pero rápido". El anterior gerente del FMI sugiere a todos los bancos centrales que mantengan claros objetivos de inflación, sin relajar la política monetaria.

Dos veteranos de la política, el que fuera presidente del Gobierno Felipe González y el ex vicepresidente económico y anterior director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, evaluaron el alcance de actual crisis económica y pintaron un panorama sombrío, con diferentes matices, ante 300 directivos de la petrolera Repsol YPF, reunidos en su convención anual.

González pronosticó que "el ajuste será duro, pero rápido". "No creo que la crisis larvada vaya a durar mucho tiempo", dijo, y expresó su incertidumbre por la forma en que vayan a desplazarse los capitales por el mundo, lo que incidirá en el desarrollo económico de las distintas regiones. En su opinión, Estados Unidos ya ha dejado atrás lo peor de la crisis financiera, y en pro de su recuperación juega la mayor flexibilidad.

"En Europa aún no lo sabemos todo del alcance y repercusión de los problemas", observó. Y matizó que, si bien las economías desarrolladas no atraviesan una fase de recesión sino una etapa de fuerte desaceleración, no hay que tener miedo de las palabras, y "se le puede y debe llamar crisis de crecimiento".

Rodrigo Rato consideró que la economía de Estados Unidos podría llegar a la recesión -técnicamente, dos trimestres seguidos de caída del Producto Interior Bruto- porque el desplome del sector inmobiliario "todavía no ha tocado suelo, y su caída tiene un efecto arrastre muy importante".

El ex responsable del FMI expresó el temor de que la economía de los países desarrollados atraviese un periodo donde coexistan el enfriamiento y la alta inflación. "Esa es la peor de las combinaciones", observó, y recordó que en situaciones semejantes las autoridades monetarias carecen de margen de maniobra. Por eso instó "a todos los bancos centrales" a mantener como prioritarios unos objetivos claros de inflación, en un velado reproche a los continuados recortes de tipos de interés que está aplicando la Reserva Federal norteamericana.

Rato y González apenas discreparon en el diagnóstico de la situación, y menos aún en las recetas a aplicar. Si acaso el ex presidente del Gobierno expresó en mayor medida el temor a un "contagio" de la crisis económica a los países emergentes para los que aún se prevén tasas anuales de crecimiento del orden del 7%. Y en tanto Rato denunció la tentación proteccionista a la que parecen sucumbir los países en la medida en que las materias primas -y en particular el petróleo- suben de precio, González matizó las diferencias que existen entre la reivindicación de la propiedad de los recursos naturales y su explotación.

"Pueden los países latinoamericanos nacionalizar las empresas y pedir al capital extranjero que no se vaya y siga invirtiendo", preguntaron a Rato y González los asistentes al acto. "Soplar y sorber a la vez no es posible, salvo para los gallegos", bromeó el ex director del Fondo Monetario. "Pero eso pasa a veces", matizó el que fuera presidente de un Gobierno socialista durante cuatro legislaturas. "Y es que hay gente más lista que otra", le replicó Rato. Entre risas, González mencionó al líder de la oposición, Mariano Rajoy, en ese momento.

Etiquetas