Despliega el menú
Economía
Suscríbete

FINANAZAS

Rajoy no quiere apoyar la reforma de las cajas

El presidente del PP rechaza la nacionalización de estas entidades y pide que su cambio no sea un varapalo al crédito.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, en la clausura de la convención de los populares gallegos.
Rajoy no quiere apoyar la reforma de las cajas
LAVANDEIRA/EFE

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer que no está dispuesto a respaldar la reforma de las cajas de ahorros, que considera «contraproducente», y añadió que así se lo transmitió al Ejecutivo hace más de una semana y que está esperando su respuesta porque su «preocupación es máxima».

En una entrevista publicada ayer en 'El Faro' de Vigo, el líder de la oposición explica que hay entidades que, como las gallegas, ya iniciaron su proceso de saneamiento, «que supone disminuir capital» y ahora se les pide un aumento del mismo.

Criticó con dureza los «bandazos e improvisaciones» de la política económica del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y avanzó la oposición de su partido a la «nacionalización» de las entidades financieras porque España ya no está «en la época de las bancas públicas». Al tiempo, exigió que la reforma que prepara el Gobierno no sea «un nuevo varapalo al crédito».

Rajoy aseguró además que los bancos y las cajas deben tener los mismos requisitos y que el proyecto del Gobierno «es discriminatorio» y recalcó que «no hay una razón para que se pongan requisitos de solvencia del 10%» cuando la norma internacional Basilea III, que entra en vigor en 2019, solo exigirá un 8%. «Mire, el 8% solo lo exigen ahora en Irlanda y Suiza. Desconozco la razón de semejantes exigencias», explicó Rajoy.

Apoyo condicionado

El líder del PP añadió que, dado que el Gobierno «pretende dar seis meses para aumentar el capital», se corre «el riesgo de que los que entren se hagan con la mayoría de las cajas, y a un precio irrisorio», lo que «sería nefasto».

Por contra, subrayó que, «si no entra nadie, vamos a un proceso de nacionalización» de las cajas y se necesitará más deuda pública cuando «España no está para emitir más». Rajoy señaló que, si las cajas «consiguen capitalizarse, será a costa de recortar aún más los créditos a familias y empresas», algo que «no podemos permitir».

«La situación que plantea el Gobierno va a hacer imposible llegar al 10% y provocará que, o bien se tengan que malvender las cajas a precio irrisorio, o que al final acaben nacionalizadas. Todo esto se lo hemos transmitido al Gobierno y estamos esperando su respuesta desde hace más de una semana», concluyó Rajoy.

También ayer, pero en la clausura de la convención que los populares gallegos celebraron este fin de semana en Santiago, el líder popular recordó que el PP «siempre» ha apoyado al Gobierno en las actuaciones referentes al sistema financiero y garantizó que ahora también está «dispuesto a colaborar». Eso sí, matizó que lo hará siempre que el Ejecutivo «haga caso» de los planteamientos «razonables» de los populares. «Y les vamos a decir cuáles son las cosas razonables y las prioridades: sanear los balances y ayudar a las entidades financieras que lo hayan hecho; que haya competencia porque es buena y es sana, y que no se haga una reforma de las cajas que sea un nuevo varapalo al crédito», defendió Rajoy, quien alertó de que imponerles «determinadas exigencias de capital» puede suponer «que haya menos crédito».

Etiquetas