Despliega el menú
Economía

EMPRESAS

Pikolin trasladará su fábrica de colchones a Pla-Za en unos tres o cuatro años

Solans sella la adquisición de una parcela de 217.000 m2 en la plataforma, descarta que se construyan pisos en su actual ubicación y dice que la torre de la compañía permanecerá

Representantes del grupo empresarial aragonés Pikolin, encabezados por su presidente, Alfonso Solans, y del Gobierno de Aragón, con el presidente Marcelino Iglesias al frente, sellaron ayer el acuerdo por el que la compañía se hace con una parcela de 217.000 metros cuadrados en la Plataforma Logística de Zaragoza (Pla-Za), a donde trasladará sus actuales instalaciones de la autovía de Logroño "en tres o cuatro años".

Alfonso Solans destacó en el acto, que tuvo lugar en la Sala de las Columnas del edificio Pignatelli, zona de Presidencia de la DGA, la importancia de una decisión que corona la celebración de los 60 años de historia de la compañía fabricante de colchones. "Al tomar esta decisión", dijo, "estamos pensando en el futuro, allanando el camino para los que vienen detrás". El objetivo del cambio de instalaciones, apuntó también, es el de impulsar sus actuaciones logísticas y mecanizar y aumentar la productividad de la empresa con una nueva puesta a punto tecnológica.

La actual ubicación

Sobre el futuro de la actual ubicación, Solans recordó que había firmado el pasado mes de abril un acuerdo con el Ayuntamiento de Zaragoza por el que se comprometía a permanecer en la ciudad y a cambio se estudiaba la mejor salida posible para las instalaciones de la autovía de Logroño. "Estamos en la mejor disposición de negociar ahora", apuntó, "para darle a esos terrenos una utilidad que, respondiendo a lo que indica el Plan General de Ordenación Urbana, nosotros podamos recuperar la inversión que vamos a hacer". El presidente de Pikolin precisaría después que ese suelo "no puede ser de uso residencial", descartando tajantemente la posibilidad de que se construyan pisos. Usos comerciales, industriales u hoteleros son posibilidades que se barajan, pero lo importante es que lo que se decida que vaya ahí -indicó- tenga demanda.

Alfonso Solans dejó claro, eso sí, "que se haga lo que se haga" la emblemática torre de Pikolin seguirá en pie, a la vez que anunciaba que en las nuevas instalaciones de Pla-Za pensarán en ubicar también algún signo que sea distintivo de la compañía.

La inversión

Sobre la inversión que se destinará a la nueva sede de la firma fabricante de colchones, Solans dijo que es difícil de calcular en este momento, porque aún hay mucho trabajo por hacer antes de que el proyecto concreto esté del todo perfilado. En todo caso, consideró que serán "decenas de millones de euros", como corresponde a un paso tan importante para una empresa de sus características.

La sombra de la crisis planeó en el acto de ayer, aunque tanto Solans como Marcelino Iglesias quisieron ser especialmente optimistas. El presidente aragonés se mostró convencido de que "después de meses difíciles, al final de 2009 volvereremos a tener crecimiento" y recordó que en los últimos catorce años "hemos multiplicado por dos la economía aragonesa".

Solans declaró que, como consecuencia de la crisis, en Pikolin están poniendo en marcha medidas para ajustar la producción a las previsibles ventas de 2009 y precisó que "a poco que el mercado se recupere, podemos compensar la situación con estas medidas paliativas o de andar por casa". En ese sentido, dijo que intentarán evitar la presentación de expedientes, aunque esto es difícil de garantizar.

Etiquetas