Despliega el menú
Economía

EL FUTURO DE FIGUERUELAS

Nick Reilly renueva la cúpula de Opel para acometer la reestructuración de la compañía

El presidente de GM Europa se convierte en director general de la firma alemana al relevar a Hans Demant.

Nick Reilly renueva la cúpula de Opel para acometer la reestructuración de la compañía
Nick Reilly renueva la cúpula de Opel para acometer la reestructuración de la compañía
OLIVER DUCH

RÜsselsheim (Alemania). El presidente de General Motors Europa, Nick Reilly, confirmado ayer como director general de Opel/Vauxhall, ha realizado una renovación de la cúpula directiva de la firma alemana para acometer la reestructuración de la compañía.

 

Las principales novedades son la incorporación al comité de dirección de Opel de Rita Forst como responsable de Ingeniería y de Mark James como director financiero. Reinald Hoben (Producción), Holger Kimmes (Recursos Humanos), Tom McMillen (Compras) y Alain Visser (Ventas, márquetin y posventa) siguen en sus cargos.

 

Forst ocupaba hasta el momento la dirección de Sistemas de vehículos e integración en el centro técnico de Rüsselsheim (Alemania), mientras que James procede de la filial surcoreana General Motors Daewoo, donde ocupaba también el cargo de director financiero.

 

Por su parte, Reilly asume la dirección general de Opel en sustitución de Hans Demant, quien ha sido nombrado vicepresidente de Derechos de Propiedad Intelectual de General Motors, aunque seguirá vinculado al equipo europeo. El ex director financiero de GM Europa Enrico Digirolamo trabajará también en la reestructuración de Opel, en Saab (que está en proceso de cierre) y en otros proyectos.

 

Tras su nombramiento como director general de Opel, Reilly abandona el Consejo de Supervisión de Opel, del que también salen Uwe Loos, Günter Michels y Bernd Pierburg. Por contra, entran en este órgano Stephen Girsky (miembro del comité de dirección de General Motors y asesor del presidente, Edward Whitacre), Michael Millikin (vicepresidente de GM), Bill Parfitt (presidente de GM Reino Unido) y Karl-Friedrich Stracke, vicepresidente global de Ingeniería de GM.

 

El presidente del Consejo de Supervisión de Opel, Walter Borst, indicó que los nombramientos efectuados ayer suponen otro paso importante para conseguir un futuro de éxito en la empresa. Por su parte, Reilly expresó su satisfacción por los nombramientos y destacó el objetivo de la empresa de ganar cuota de mercado en Europa. No obstante, él mismo reconoció hace unos días en el Salón del Automóvil de Detroit que espera para Opel una caída de ventas de cerca del 5% en 2010 y volver a la rentabilidad en el año 2011.

 

Inyección económica de GM

General Motors, según se informó ayer en Nueva York, inyectó el pasado 4 de enero 650 millones de euros en su filial alemana Opel, que sigue manteniendo negociaciones con diferentes gobiernos europeos para conseguir más fondos. Así consta en un documento remitido por la corporación norteamericana al supervisor financiero estadounidense, la Securities and Exchange Commision (SEC), en el que precisa que esta inyección de capital se destinará a acelerar determinados pagos relacionados con actividades de ingeniería.

 

El documento precisa que Opel reembolsará la suma recibida de su matriz en dos pagos, que se efectuarán en los próximos meses de abril y julio, una vez se haya asegurado una financiación "más permanente".

 

General Motors admite en la comunicación remitida a la SEC que el plan de viabilidad para las operaciones europeas del grupo --excluyendo la firma sueca Saab, en proceso de cierre ordenado--, requerirá fondos por un importe de 3.300 millones de euros.

 

Los 650 millones de euros que la multinacional inyectó en Opel el a principios de mes se suman a otros 600 millones de euros que General Motors invirtió en la filial alemana el pasado mes de noviembre, tras decidir mantener la empresa en propiedad y revocar su venta a la compañía austriaco-canadiense Magna.

Etiquetas