Despliega el menú
Economía

GENERAL MOTORS

Nick Reilly: "Esperar tres meses más los avales hubiese dañado la marca de Opel"

El presidente de la filial europea de GM explica que la ayuda de los 'länder' habría tardado mucho.Respecto al futuro, confía en retornar a los beneficios en 2011.

Imagen de archivo de noviembre de 2009 cuando Nick Reilly visitó la planta de GM en Figueruelas.
Nick Reilly: "Esperar tres meses más los avales hubiese dañado la marca de Opel"
O. DUCH

El presidente ejecutivo del fabricante de automóviles Opel, Nick Reilly, justificó en una entrevista publicada ayer por el dominical alemán 'Welt am Sonntag' la decisión de retirar la solicitud de avales públicos por 1.100 millones de euros a los países europeos en los que tiene plantas. "Al final teníamos la alternativa: o aceptamos que la empresa siga siendo perjudicada por una situación poco clara a la espera de conseguir los avales o nos ponemos a trabajar. Así que nos decidimos por lo último", dijo el directivo de Opel. Reilly precisó que tras la negativa del gobierno alemán, la espera a la ayuda por parte de los cuatro estados federados germanos en los que tiene plantas hubiese sido demasiado larga.

"Tenemos que concentrarnos en nuestra actividad. En las conversaciones con los 'Länder' quedó claro que tardaría mucho tiempo. Esperar tres meses más hubiese dañado la marca Opel de forma irreparable", argumentó. Reilly dijo que demoró la decisión hasta conocer la postura del gobierno alemán."Quería esperar. Teníamos financiación prometida por el Reino Unido y España y mucho apoyo de los estados federados alemanes", indicó. "De parte del gobierno federal alemán se dijo que la decisión sería tomada en mayo; después, que a final de mayo; y posteriormente, que en junio. Si hubiéramos retirado la solicitud antes de la decisión de Alemania, nadie lo habría comprendido". "El 'no' del gobierno alemán planteó una situación nueva. Tendríamos que haber puesto nuevamente en marcha todo el proceso. Por eso retiramos todas las solicitudes." Aún así, reconoció que Alemania jugó un papel fundamental para la subsistencia de la compañía en los momentos más críticos. Respecto al futuro de Opel, Reilly estimó que este año podría aumentar su cuota de mercado en Europa en una o dos décimas porcentuales y recalcó los objetivos del plan de saneamiento de retornar a los beneficios operativos en 2011 y a los netos en 2012.

Etiquetas