Despliega el menú
Economía
Suscríbete

DÍA DEL TRABAJO

Miles de aragoneses celebran el 1 de Mayo pidiendo mejoras laborales

Unas 2.500 personas pidieron en Zaragoza salarios dignos e igualdad, UGT y CCOO denunciaron por separado la pérdida de empleo en la industria de Huesca y en Teruel los sindicatos se manifestaron por la "inversión productiva".

Unas 2.500 personas se manifestaron en el centro de Zaragoza con motivo de la celebración del Primero de Mayo, Día del Trabajo, para reivindicar una mayor igualdad, salarios dignos, y un cambio del modelo productivo para afrontar la desaceleración económica.

La manifestación, convocada bajo el lema "Es el momento de la igualdad, el salario digno y la inversión productiva", comenzó a las 12:00 horas en la plaza de San Miguel y recorrió la calle Coso y el paseo de Independencia, para finalizar en la plaza de Aragón, donde los secretarios generales de UGT Aragón y CCOO Aragón, Julián Lóriz y Julián Buey, respectivamente, leyeron sendos discursos.

Ambos líderes sindicales pidieron tanto al empresariado como al Gobierno la realización de inversiones dirigidas a sostener la actividad económica y reorientar el modelo de crecimiento, a la vez que advirtieron de que no aceptarán recortes salariales, sino que, por el contrario, exigirán mejoras para los salarios más bajos.

Julián Buey señaló que este Primero de Mayo se celebra en unas "circunstancias especiales" que no se daban en muchos años, puesto que se ha iniciado un ciclo económico de menor expansión.

En este contexto de desaceleración, dirigió un mensaje a los empresarios para que empiecen a "invertir los cuantiosos beneficios" obtenidos en los años de bonanza económica.

En este mismo sentido, pidió al Gobierno que realice inversiones productivas vinculadas a los sectores industrial y tecnológico para reorientar el modelo de crecimiento económico, hasta ahora muy centrado en la actividad inmobiliaria.

El secretario general de CCOO también quiso recordar que "el eje central del sistema productivo son los trabajadores" porque "sin mano de obra no hay trabajo, no hay generación de riqueza ni reparto de la misma".

Por ello, añadió, el capital humano es un factor que "hay que cuidar" con políticas activas de empleo, especialmente en un "periodo en el que muchas personas pueden ir al paro", con buena formación y "buenos salarios", de los que afirmó que "no son la causa de la inflación".

Buey advirtió de que los sindicatos no van a "admitir que se pretenda salvar la situación y reactivar la economía a costa de los bolsillos de los de siempre, los trabajadores".

Julián Lóriz ahondó en esta idea al subrayar que "no es momento de recortes sociales ni es admisible la demanda de moderación salarial".

Por el contrario, abogó por trabajar en la reducción de las desigualdades en el mercado de trabajo, que, según dijo, afectan de una manera especial a las mujeres, los jóvenes y los discapacitados.

El responsable de UGT Aragón anunció una "ofensiva para la mejora de las condiciones laborales y la dignificación salarial", y en contra de las "recetas" que "algunos gobiernos, algunas patronales, incluida la aragonesa, y algunos organismos internacionales" proponen en momentos de desaceleración económica para moderar los salarios y recortar los impuestos.

Además, recordó que la situación económica de Aragón no es tan preocupante como en el resto de España, gracias al tirón de la Expo, por lo que en la Comunidad estaría aún menos justificado la adopción de este tipo de medidas.

Lóriz indicó que durante los últimos años las cuentas públicas españolas han acumulado un superávit que ahora permite a las administraciones públicas "ejercer de motor de la actividad económica".

En la manifestación convocada por los dos sindicatos mayoritarios también participaron otras organizaciones, como OSTA, PCE e IU, mientras que la CNT convocó una marcha por separado.

La manifestación fue aprovechada para recordar la situación de la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza), en la que se prevé un recorte de empleo que afectará a 900 de sus cerca de 8.000 trabajadores.

Los sindicatos policiales y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) participaron con una pancarta que decía "Guardia Civil-Cuerpo Nacional de Policía, una misma mentalidad. Equiparación salarial y dignidad laboral", y trabajadores del sector de limpieza de edificios y locales de Zaragoza reivindicaron mejoras salariales y laborales.

 

En Huesca

Los sindicatos UGT y CCOO en Huesca celebraron  por separado, tras años de concentraciones unitarias, los actos reivindicativos de la fiesta del Primero de Mayo, con la destrucción de empleo en el sector industrial de la provincia altoaragonesa como eje central de sus respectivas manifestaciones.

La concentración organizada por Comisiones Obreras reunió en la capital oscense a unas doscientas personas bajo el lema "Estabilidad laboral y salario digno: es el momento", mientras que la de UGT, en la localidad de Sabiñánigo, concentró a cerca de 800 para expresar su rechazo a las deslocalizaciones industriales.

Las doscientas personas concentradas en Huesca discurrieron en manifestación hasta la fachada de la Subdelegación del Gobierno en la provincia, donde la responsable provincial de CCOO, Arancha García Carpintero, dio lectura a un manifiesto reivindicativo contra la pérdida de empleo en el sector industrial.

La responsable sindical, para quien "no son buenos tiempos para la clase obrera", explicó que Huesca fue la provincia aragonesa que más empleo perdió en 2007 y, especialmente, en el sector industrial, con el cierre o reconversión de empresas como Meflur, Ercros o Mildred.

Indicó que la mayor parte del trabajo existente en la provincia de Huesca se concentra en el sector servicios, un empleo que calificó de "frágil", y responsabilizó a las administraciones de contribuir a esta situación en el Altoaragón al mantener al 30 por ciento de su personal con contratos precarios.

Denunció, asimismo, la situación de discriminación de la mujer en el ámbito sociolaboral, así como la muerte, a lo largo del año pasado en la provincia oscense, de seis trabajadores debido a la falta de planes de seguridad en las empresas.

Por su parte, las 800 personas concentradas en Sabiñánigo se desplazaron en manifestación desde la plaza de autobuses de la localidad hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde el responsable provincial de UGT, Ángel Laguarta, leyó un manifiesto contra la deslocalización industrial.

Laguarta incidió en la situación que atraviesa la planta de la industria química Dequisa, en Sabiñánigo, sujeta actualmente a un plan de traslado a la India que podría suponer, según indicó, la destrucción de sus 38 puestos de trabajo.

El líder sindical, quien expresó su preocupación por la continua pérdida de empleo industrial de "calidad" en la provincia de Huesca, anunció que su sindicato "no permitirá" el plan de deslocalización proyectado por un "capricho" del grupo propietario de Dequisa.

Criticó, además, que en la actual situación de "enfriamiento económico" las organizaciones empresariales hayan reclamado ya una congelación de los salarios, asegurando que "no es de recibo que cuando hay beneficios no se mejoren los sueldos y que ahora nos pidan un sacrificio".

Lamentó, por otra parte, un incidente producido al inicio de la manifestación con un grupo de militantes de CCOO de la localidad, a los que impidió manifestarse en la concentración de Sabiñánigo con sus estandartes identificativos.

"Al saber que tenían intención de asistir a la manifestación -declaró- les he pedido que fueran a título personal, pero no podía permitir que se produjera una utilización de nuestro acto reivindicativo con el fin de restar protagonismo a nuestras demandas".

 

En Teruel

Los sindicatos celebraron también en Teruel, esta vez de manera conjunta, la fiesta. A pesar de que en esta ocasión la viven con "la preocupación de cómo va a afectar a Teruel esta desaceleración económica que estamos viviendo", según afirmó la secretaria general de CC.OO. en la provincia, María Luz Benedicto, las dos secciones sindicales optaron por sumarse a al lema nacional y no habrá ninguno específico para esta provincia.

Así, a las 12.00 horas los dos sindicatos partieron en manifestación desde la Plaza de la Catedral de la capital turolense, para recorrer varis calles del Centro Histórico de la ciudad. La marcha finalizó en el mismo lugar en el que comenzó donde se leyó el oportuno manifiesto. Un documento, en el que se destacará que 'es el momento de la igualdad, el salario digno y la inversión productiva', tal y como reza el lema de la manifestación.

Además, en su discurso los sindicatos incidieron en la necesidad de un cambio productivo, en la importancia del diálogo social o en el papel que deben jugar los sindicatos en un mundo globalizado.

Tras la manifestación, se dirigieron a los Pozos de Caudé para participar en las actividades organizadas por la Asociación Pozos de Caudé en memoria de los fusilados durante la Guerra Civil. En Andorra, también hubo un recuerdo a los fusilados y una reivindicación sindical. Para acabar el día cada sindicato celebra una jornada festiva con sus afiliados y simpatizantes.

Tampoco faltó la referencia a la situación de la provincia de Teruel donde a pesar de que "los datos de la tasa de paro y de actividad, por sí solos no demuestran una situación demasiado alarmante por las informaciones que manejamos como sindicatos, por conversaciones con empresas y comités, sabemos de la dificultad económica por la que están pasando muchas empresas de la provincia".

Una preocupación que también se basa en la situación que atraviesan en las Cuencas Mineras donde se han perdido más de 200 trabajos en los últimos meses.

Etiquetas