Despliega el menú
Economía
Suscríbete

VISITA ZARAGOZA

Méndez pide un acuerdo PSOE-PP para que trabajen al unísono en sacar al país de la crisis

El secretario general de UGT criticó el plan de austeridad del Gobierno porque lo que hace es hipotecar el futuro.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, saluda a algunos delegados al llegar al Auditorio
Méndez pide un acuerdo PSOE-PP para que trabajen al unísono en sacar al país de la crisis
ESTHER CASAS

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, pidió ayer a los partidos mayoritarios un esfuerzo por superar las diferencias y alcanzar un compromiso que les permita trabajar al unísono por sacar a España de la crisis. "A mi no me gusta hablar solemnemente de un pacto de Estado, pero sí deberían llegar a un acuerdo al menos institucional entre todos los partidos, que girase en torno al PSOE y al PP, porque ellos son Gobierno y oposición a la vez: los populares gobiernan en muchas comunidades y tienen gran responsabilidad en la lucha contra el paro. Por eso, les digo: 'Oigan, ¡coordínense!".

 

El líder ugetista, que ayer participó en una asamblea de delegados en Zaragoza, reclamó a las instituciones que actúen de forma coordinada y no estén siempre "a bofetada limpia en términos dialécticos como en la Comunidad de Madrid". "Nosotros, patronal y sindicatos, hemos desbloqueado la negociación: ¿Porqué no lo hacen ustedes? Sería lógico que si no pueden alcanzar un acuerdo en términos de partido, al menos lo alcanzasen en lo institucional".

 

Cándido Méndez se mostró también preocupado por el plan de austeridad anunciado por el Gobierno, "que lo que hace es hipotecar el futuro con el recorte en los recursos para infraestructuras". A su juicio, "hay que diferenciar el déficit por gasto corriente de algo que no se puede considerar un déficit porque es una inversión en infraestructuras. "Hasta Sarkozy está defendiendo este tema", señaló.

 

Asimismo, consideró "imprescindible" mantener altos niveles de gasto público mientras siga, y "seguirá durante un tiempo, el "sobreendeudamiento de las empresas y de las familias españolas, que, en estos momentos, no pueden dar un paso adelante y por lo tanto, lo tienen que dar las administraciones manteniendo el gasto público y el gasto social". Y puso el ejemplo de Estados Unidos que está saliendo de la crisis más rápido porque ha invertido en la recuperación económica tres veces más que Europa.

 

Por otra parte, el secretario general de UGT llamó a la movilización de todos los ciudadanos entre la última semana de febrero y la primera de marzo para frenar la propuesta del Gobierno de alargar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, al entender que es una "medida injustificada e innecesaria ya que la edad real de jubilación en España es una de las más altas de Europa, con 63 años y diez meses" y, que no tiene en cuenta la realidad del mercado laboral en España donde "es muy evidente que se produce una entrada tardía de jóvenes y una salida prematura de los mayores de cincuenta años".

 

En este sentido, Méndez abogó por exigir "un cambio en profundidad de las estrategias empresariales" de manera que se mantenga en sus puestos de trabajo a los mayores de 50 años porque "eso no se puede resolver alargando la edad de jubilación, al contrario, lo complica más". También, insistió en que en España existe un sistema voluntario e incentivado para seguir trabajando más allá de los 65 años. "Ese es el camino: el de la voluntariedad porque el de la imposición lo que provoca es conflicto y se va a ver con mucha rotundidad en las calles españolas en las próximas semanas", afirmó. "Igual que el 12 de diciembre, vamos ahora a manifestarnos en contra de una propuesta de agresión de tal calibre que nos ha hecho salir de manera masiva y contundente para defender el sistema público de pensiones", cuyo gasto, recordó, en España está todavía por debajo del gasto en pensiones que hay en Europa.

 

Por último, de la reforma laboral, Cándido Méndez, mostró su disposición a llegar a un acuerdo en la negociación tripartita que comenzó ayer, si bien adelantó que los cambios laborales "pueden ayudar" en la recuperación económica, pero tienen "efectos limitados" ya que lo verdaderamente determinante para salir de la crisis es el "crecimiento económico y eso requiere urgentemente que se faciliten créditos a empresas y familias".

Etiquetas