Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSECUENCIAS EN ESPAÑA

Magna prevé recortar 1.672 empleos en Zaragoza y rebajar un 30% la producción

La decisión de General Motors de vender Opel a la austriaco-canadiense Magna no va a resultar muy beneficiosa para la planta zaragozana de Figueruelas. Según los planes industriales y de viabilidad que han trascendido durante los meses de negociación de la operación de compra-venta, Figueruelas no va a salir muy bien parada por el recorte de producción (algo más del 30%) y de empleo (superior al 20%) que planea Magna para ella. La previsión que maneja la compañía apunta al despido de 1.672 empleados en la factoría aragonesa (ahora hay casi 7.300 trabajadores) y propone además hacerlo el año próximo. Asimismo, plantea un drástico recorte de la capacidad productiva instalada en la fábrica, de forma que de los 465.000 vehículos que puede ensamblar en este momento Figueruelas se pase, a partir de 2010, a 320.000.

Esta rebaja la quieren lograr trasladando parte de la producción del Corsa que ahora se fabrica en Zaragoza a la factoría alemana de Eisenach. Concretamente, y según los datos que los sindicatos han podido ir recabando en estos meses, Magna plantea trasladar a Eisenach toda la producción del Corsa de tres puertas (que ahora se hace de forma compartida entre la planta española y la alemana) y una parte del Corsa de cinco puertas (que hasta ahora se hacía en exclusiva en la fábrica aragonesa). Pese a la falta de concreción y detalles que aún rodea al plan industrial, el ejecutivo de GM John Smith señaló expresamente -en la rueda de prensa realizada ayer en Berlín- que parte de la producción de la planta de Figueruelas en Zaragoza será trasladada a Eisenach.

Quitar una línea de montaje

Junto a estas medidas (o quizá como consecuencia de ellas), Magna plantea llevarse a la también alemana de Kaiserslautern (donde Opel Europa tiene una de sus fábricas de componentes) parte de las prensas de Figueruelas.

Por último, y esto es quizá lo que más inquietud causa a los representantes sindicales de la planta zaragozana, Magna planea cerrar una de las dos líneas de producción que ahora están instaladas en Figueruelas. En la actualidad, la fábrica de Zaragoza ensambla tres modelos de Opel diferentes: Corsa, Combo y Meriva. En una de las líneas de producción se ensamblan ‘corsas’ y en la otra, ‘combos’ y ‘merivas’. Hasta la fecha, no se ha explicado qué consecuencias de futuro puede tener para la fábrica zaragozana el anuncio de que una de las líneas de producción sea desmantelada. Si hay que entender que, a partir de una fecha, todos los modelos de Opel que se fabriquen en Zaragoza saldrán de una sola línea de montaje o si hay que interpretar que, a medio plazo, Figueruelas dejará de producir alguno de los modelos que ahora ensambla.

Plazos ajustados

En cualquier caso, si estos planes no se revisan y retocan, el cambio de propiedad de Opel no será recibido con alegría y entusiasmo en Zaragoza, sino más bien lo contrario. Para acabar de complicar la situación, y siempre según las previsiones adelantadas por Magna, estos planes industriales quieren ponerse en marcha el año próximo, por lo que el recorte de empleo tendrá que hacerse, en gran medida, mediante expedientes de extinción de contratos; no hay margen de maniobra ni tiempo material para que la plantilla -ahora en 7.255 trabajadores- pueda ajustarse de manera natural o con bajas incentivadas.

Etiquetas