Economía
Suscríbete por 1€

LABORAL

Los transportistas piden al Gobierno tarifas mínimas y multas de 6.000 euros para evitar la competencia desleal

Fenadismer, que mantiene el paro indefinido convocado a partir del día 8, exige también acabar con los contratos verbales, muy habituales en el sector.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) -que tiene convocado un paro nacional indefinido desde el próximo día 8 por la incapacidad de los camioneros de repercutir el incremento del precio de los carburantes- pedirá este martes al Gobierno una serie de medidas 'anti-dumping'. Fenadismer tiene previsto reunirse con el Ministerio de Fomento para reclamarle que el Ejecutivo imponga por decreto ley unas tarifas mínimas obligatorias, basadas en el coste real del combustible, así como que multiplique por cuatro las multas a los transportistas que trabajen a pérdida (por debajo del coste real).

A pesar de que la ley ampara la libertad de mercado y el que cada empresa cobre a sus clientes lo que estime oportuno, Fenadismer quiere que el Gobierno se implique en el asunto. Para justificar su petición de tarifas obligatorias, la organización recuerda que el artículo 78 del Tratado de la Unión Europea señala que "toda medida en materia de precios deberá tener en cuenta la situación económica de los transportistas". De la misma manera, la patronal (la segunda más importante del sector tras CETM) subraya que el Tribunal de Justicia Europeo establece en varias de sus sentencias la compatibilidad con la legislación vigente de que un Estado establezca tarifas de obligado cumplimiento en el ámbito de sus competencias.

Costes

Fenadismer sugiere que las tarifas mínimas se fijen tras una consulta previa con transportistas y cargadores (los clientes de aquellos), y tomando como referencia el Observatorio de Costes del Transporte que semestralmente publica el departamento de Magdalena Álvarez. Estadísticas cuya periodicidad, añadió la organización, ha de ser revisada y establecida de forma trimestral para poder reflejar con más agilidad la situación real del sector. Como ejemplo de la presión que sufren los camioneros, Fenadismer aseguró que sólo en el primer trimestre de 2008 "la factura anual por carburante de un vehículo tipo se ha incrementado en más de 9.700 euros".

En su demanda al Gobierno Fenadismer incluirá elevar a 6.000 euros las multas por tarifas temerarias, hoy en 1.500 euros. Además, y aunque parezca mentira, la organización reconoce un mal endémico que es necesario corregir: la falta de contratos de transporte por escrito. Según los propios transportistas, más del 80% de los pactos en las compañías con un solo camión son verbales. Un porcentaje que se reduce al 46% en las grandes empresas de más de veinte coches. Otra de las peticiones que incluye Fenadismer es que los contratos de transporte de mercancías empiecen a incluir el precio en el documento que acompaña a la mercancía.

Difícil situación

La negociación a varias bandas para solucionar este conflicto -la última huelga del sector se produjo en octubre de 2005, si bien entonces apenas duró tres días ante la intervención del Gobierno- se complica aún más porque el precio del petróleo, lejos de moderarse, ha llegado a los 136 dólares y no parece ceder. Desde Fomento tan sólo se expresó el deseo de "diálogo abierto y sincero" del Gobierno para con el sector.

El problema no se limita a las carreteras. Este lunes, los pescadores de Barcelona iniciaron una huelga indefinida en protesta por el "alza incontrolada" del precio del gasóleo. "Podríamos no volver a salir a faenar nunca más", aseguraron fuentes del colectivo, que explicaron que el paro se realiza también solidaridad con otros compañeros de Francia, Italia y Bélgica, también mantienen amarradas sus embarcaciones y a los que se podrían sumar, a partir del día 30, los pescadores de Portugal, el Reino Unido y Grecia.

Etiquetas