Despliega el menú
Economía
Suscríbete

VIVIENDA

Los promotores acusan al Gobierno de tratar la crisis de la vivienda "con frivolidad"

Aseguran que no piden ayudas para el sector sino para los compradores.

El rechazo del Ministerio de Economía de echar una mano al sector del ladrillo ha sido percibido con sorpresa e incredulidad por parte de los promotores. El presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), Guillermo Chicote, pidió al vicepresidente económico, Pedro Solbes, menos "discursitos" y un mejor diagnóstico de la situación del sector de la construcción para poder empezar a buscar soluciones. Chicote que reconoce el exceso de producción que se ha realizado asegura que cuando se recauda "nadie llora", pero en periodos de incertidumbre "todos estamos pagando las consecuencias". Los promotores aseguran que no solicitan ayudas para el sector "que debe aguantar sus responsabilidades", sino que la solicitan para los compradores que son los que realmente están sufriendo la crisis.

Los promotores piden al ministro de Economía que sea menos frívolo y que no combata una pulmonía "con caramelos para la tos". En opinión de los constructores "si la solución es que la construcción se arregle sola, como él dice, pues mire las suspensiones de pagos, que van como los higos en septiembre",

En declaraciones a RNE el presidente de APCE reaccionaba así a la comparecencia de ayer de Solbes en el Congreso, en la que dijo mostrarse contrario a impedir "artificialmente" el "necesario ajuste" del sector de la construcción.

"El problema es tan acuciante que no me parece que pueda resolverse con una comparecencia y un discursito. Este problema tiene una gravedad tan extraordinaria y unos ribetes sociales que pueden adquirir aires de tragedia tan altos que esto me parece frívolo", señaló.

El presidente de los promotores indicó que está a la espera de que el Ministerio de Economía le dé una respuesta sobre las medidas que le ha presentado para paliar los problemas del sector. De momento, el próximo miércoles se entrevistará con la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, que aún no le ha ofrecido ningún compromiso de ayudas.

"Cuando se recauda, nadie llora"

Chicote reconoció que existe un exceso de producción y que los promotores y constructores "se pasaron" al construir el año pasado 640.000 viviendas, casi el doble de lo que se demanda anualmente (unas 300.000). "Lo que pasa es que en momentos de bonanza todo el mundo se atreve, todo el mundo se cree que va a acometer grandes proyectos y que los problemas le van a venir al vecino. Pero cuando llueve, llueve para todos", explicó.

Pese a admitir que la "culpa" de esta sobreproducción de viviendas la tiene el sector, Chicote recordó que "nadie ha llorado" por la "extraordinaria" recaudación fiscal que ha procurado esta situación. "Hemos generado una cantidad de impuestos a corporaciones locales, Estado central y autonomías de no te menees. Entonces nadie lloraba", denunció.

El presidente de APCE afirmó que el sector no está cayendo por la crisis de las hipotecas 'basura' en Estados Unidos, sino por la "incertidumbre" y la falta de confianza de los compradores de vivienda en la situación de la economía española y en la evolución de los tipos de interés.

Para Chicote, lo que hace falta es que se mejore la situación de la economía española y, sobre todo, que se concedan ayudas a los compradores de viviendas para garantizar al mantenimiento del tipo de interés de sus préstamos hipotecarios durante cinco años. "Yo no he pedido ayudas para el sector y no las pediré nunca, porque cada uno debe aguantar sus responsabilidades. Las pido para los compradores", insistió.

En cuanto a la pérdida de puestos de trabajo en el sector de la construcción, Chicote afirmó que "aún no se acusa de forma grave", pero advirtió de que empezará a notarse más a partir de septiembre. "Las obras no se terminan de un lunes a un martes, pero no se están iniciando nuevas, porque no hay liquidez financiera para iniciarlas, y se va perdiendo empleo", dijo.

Etiquetas