Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRENDEN ACCIONES JUDICIALES

Los ganaderos aragoneses, contra Clesa

Algunos de los afectados han interpuesto una demanda civil para exigir el cobro acelerado de la leche que la empresa de la familia Ruiz Mateos les adeuda desde agosto.

Instalaciones de la planta de Clesa, del grupo Nueva Rumasa, en la localidad zaragozana de Utebo.
Los ganaderos aragoneses, contra Clesa
J. M. MARCO

Los ganaderos de leche aragoneses han decidido emprender acciones judiciales contra Clesa, empresa integrada en el grupo Nueva Rumasa propiedad de la familia Ruiz Mateos.

La firma, que cuenta con una planta en la localidad zaragozana de Utebo, no les ha pagado la leche desde el pasado mes de agosto con lo que la deuda supera ya los dos millones de euros, según los cálculos de la Asociación de Productores de Leche de Aragón (Apla). Además algunos de los pagarés con los que Clesa responde de su deuda han comenzado también a ser devueltos, provocando una insostenible situación económica en las explotaciones ganaderas. Por eso, algunos de los afectados, a través del abogado Javier Lorente Velázquez, ya han interpuesto las demandas civiles correspondientes para exigir a Clesa el pago acelerado de la deuda. Con esta acción judicial la empresa -en el momento en que sea informada- tendría diez días para pagar u oponerse pero, como explicó ayer el abogado, "las causas de la oposición están muy delimitadas y siempre tienen que hacer referencia a motivos intrínsecos o de forma del pagaré".

Si la empresa de la familia Ruiz Mateos no satisface la deuda en ese periodo -es decir diez días- comenzará la vía ejecutiva, lo que podría suponer, según explicó Lorente, el embargo de los bienes de la empresa para hacer frente a los impagos.

Además y según ha podido saber este periódico, algunas entidades financieras también han dado traslado al juzgado de los pagarés vencidos o no pagados por Clesa a los ganaderos.

Incumplimiento

La difícil situación que atraviesan los vaqueros afectados no es desconocida para el Gobierno aragonés. El director general de Fomento Agroalimentario, Pedro Orduna, aseguró ayer que la consejería de Agricultura ha estado en permanente contacto con los ganaderos desde que el pasado mes de mayo ya denunciaran los incumplimientos en los pagos por parte de la planta de Nueva Rumasa.

Entonces, recordó Orduna, en una reunión mantenida con los representantes de Clesa, el propio director general de la firma, Álvaro Ruiz Mateos, solicitó la mediación de la consejería de Agricultura para que los bancos o las cajas abrieran una línea de 'confirming' (servicio que ofrece una entidad financiera para facilitar a sus clientes la gestión del pago de sus compras). La garantía serían los activos de Rumasa. Sin embargo, insistió el director general de Fomento Agroalimentario, ha sido el grupo de la familia Ruiz Mateos el que "ha incumplido su parte compromiso".

De todas formas, la consejería que dirige Gonzalo Arguilé se ha reunido en varias ocasiones con los ganaderos afectados para buscar salidas alternativas que terminen con esta situación que está asfixiando las economías de los vaqueros.

Orduna detalló que desde la consejería de Agricultura se están iniciando contactos con otras industrias lácteas para que la leche aragonesa pueda abrirse a nuevos mercados. "Nuestra producción es muy apreciada, porque tiene calidad, sus explotaciones están bien dimensionadas y su recogida es más fácil y por lo tanto más barata", explicó. Además se van a iniciar los trámites para facilitar una comercialización de la leche aragonesa bajo una misma marca. Todo ello siguiendo al milímetro la actuación y los pagos -o deudas- de Clesa.

Mientras, la empresa de Ruiz Mateos prefiere guardar silencio.

Etiquetas