Despliega el menú
Economía

REINO UNIDO

Londres reduce el IVA al 15% para animar el consumo

La reducción del IVA del 17,5 al 15%, lo mínimo que permite la Unión Europea, es una de las medidas defiende 'premier' británico para reactivar la economía. Brown invoca "acciones extraordinarias para tiempos extraordinarios" frente a los 'tories', que le acusan de preparar una "bomba fiscal".

El Gobierno británico anunció este lunes la reducción del IVA del 17.5% al 15% desde ahora hasta el principio de 2010, en un intento de amortiguar el impacto que la crisis crediticia está teniendo sobre la economía, que, según el ministro de Hacienda, Alistair Darling, volverá a crecer en el segundo semestre del año que viene.

La reducción del impuesto sobre el consumo- que en Reino Unido nunca se aplica a los alimentos, a la ropa infantil o a los libros- fue la medida más llamativa de las comunicadas por el ministro, que transformó lo que suele ser un anticipo otoñal del contenido del presupuesto en abril en una presentación de medidas de emergencia.

El recorte del IVA se produce quince días después de que el Banco de Inglaterra rebajase en 1.5 puntos porcentuales el tipo básico de interés, que está ahora en el 3%. Ambas medidas parten de la convicción de que la inflación, aún en el 4.5%, no representa peligro en el corto plazo, ante la abrupta caída en la confianza de los consumidores, la más baja registrada desde el inicio en la elaboración de índices, en 1974.

Con noticias diarias que señalan la agudeza de la crisis- contracción del 0.5% del producto interior bruto, PIB, en el tercer trimestre, desempleo cerca de 1.8 millones, quiebras en el sector financiero y caída del 15% en el precio de las viviendas y del 44% en el número de préstamos hipotecarios con respecto a octubre de 2007- el Gobierno quiere estimular el gasto familiar.

Endeudados

Es una apuesta arriesgada, le reprochó la oposición. En primer lugar, porque puede no tener efecto. La deuda de una familia británica promedio es ya del 173% con respecto a su renta, según la Oficina Nacional de Estadística. Es la más alta de un país del G7 en la historia.

Cada adulto británico debe un promedio de unos 38.000 euros; la suma- algo más de 1.7 billones- es ligeramente mayor que el PIB anual. Los 11,7 millones de personas o familias que tienen una hipoteca deben de promedio unos 122.000 euros del préstamo. A los que hay que añadir 11.461 euros de deuda no hipotecaria promedio.

Un descenso de 0,1% en las ventas en comercios, en el mes de octubre, sorprendió por su suavidad. Ahora el Gobierno anima a los consumidores prediciendo que la economía caerá 0,75% este año; que, a pesar de salir de la recesión en el segundo semestre, el PIB en 2009 cerrará entre -0,75% y -1,25% y ya con crecimiento, de 1,5% o 2%, en 2010.

Para facilitar a las pequeñas empresas el tránsito por la breve recesión prevista por el Gobierno y ante la congelación persistente del crédito, el ministro Darling anunció además el aplazamiento de un anunciado aumento del 1% en el impuesto de sociedades a las pequeñas empresas, la creación de un fondo oficial de crédito transitorio para pymes, con 1.170 millones, y flexibilidad en pagos por los impuestos de sociedades, IVA o Seguridad Social cuando existan problemas de liquidez.

Deuda y libra

El conjunto de medidas presentado supone un estímulo fiscal de unos 23.500 millones de euros. Se suma a nuevos compromisos de inversión del Gobierno- que arrastraba un déficit presupuestario del 2.7% del PIB- y que recurrió también al Tesoro para su reciente recapitalización de bancos y la oferta de garantías al préstamo interbancario.

El déficit en 2009 será ya de unos 140.000 millones, un 8% del PIB; la deuda irá subiendo del 39.7% actual al 57% en el ejercicio 2013-14. Y, luego, ya irá descendiendo y se recuperará, en 2015, la regla dorada del Gobierno de endeudarse sólo para invertir, dijo el ministro Darling, mientras los escaños conservadores reían la osadía del pronóstico.

Pero los conservadores atacaron más duramente a Darling por lastrar su pronosticada recuperación con la promesa de subir del 40% al 45% el impuesto para rentas anuales superiores a los 175.000 euros y el 0,1% en las contribuciones a la Seguridad Social en 2011. La libra cerró con un ligero descenso con respecto al euro.

La moneda británica está el 14% por debajo de su paridad con la moneda europea hace un año, el 25% inferior al cambio que presentaba hace ocho.

Etiquetas