Despliega el menú
Economía

NOMBRAMIENTO

Larraz califica de "excelente" la elección del director de CAI

El consejero aragonés de Economía respalda el nombramiento. El comité destaca el talante y las formas mostradas por Carrasco.

"Excelente". Fue el calificativo con el que el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno aragonés, Alberto Larraz, calificó el nombramiento del nuevo director general de Caja Inmaculada, Luis Miguel Carrasco. Excelente porque ha sido elegido por unanimidad por el Consejo de Administración de la entidad financiera, explicó el consejero. Y excelente también porque, según Larraz, cumple el perfil con el que él mismo describió el pasado mes de diciembre al que, a su juicio, debería ser el sucesor de Tomás García Montes. "Debe conocer el negocio y tener una inteligencia emocional excelente, dadas las carencias que hay en temas de comunicación, es decir, el perfil de un mirlo blanco", destacó entonces el consejero.

 

Para Larraz, el hecho de que el nombramiento de Carrasco, al que le deseó "muchos éxitos", cuente con el beneplácito de todos los miembros del Consejo es "muy bueno" porque significa que este órgano de gobierno "está muy unido y tomando todos decisiones en la misma línea".

 

Larraz restó importancia a las primeras declaraciones de Carrasco, que en su presentación como nuevo director general destacó que la primera opción de la caja es la de "seguir en solitario". Para el consejero de Economía, con sus declaraciones el nuevo directivo de la CAI "ha dejado todas las opciones abiertas", si bien matizó que, en cualquier caso, "eso es una decisión del Consejo y seguirá las directrices marcadas por el mismo; siempre con la idea de conservar la identidad de la caja".

 

Larraz insistió en que el Gobierno aragonés, que siempre conoce cualquier movimiento importante de la caja porque tiene una relación fluida con el Consejo de Administración, "acompañará" las decisiones que tome la entidad.

Margen de confianza

Por su parte, el comité intercentros de la caja de ahorros aragonesa se manifestó ayer en la misma línea avanzada por fuentes sindicales el lunes, después de que los representantes de los trabajadores mantuvieran una reunión de presentación con el recién elegido director general de Caja Inmaculada. Victoria Camarena, presidenta del comité por UGT, hizo ayer especial hincapié tanto en el talante como en las formas mostradas por Carrasco. En opinión de la representante sindical, ambas han sido "impecables", así como las primeras declaraciones públicas realizadas por el primer ejecutivo de la caja. Para Camarena, la llamada realizada por Carrasco a la colaboración de todos los integrantes de la entidad financiera, el deseo de entendimiento, diálogo y transparencia que ha mostrado, a priori, el nuevo director general debe ser recibido como un buen comienzo. "Ahora estamos expectantes -dijo- a ver cómo se desenvuelve".

 

A la presidenta del comité intercentros le sonó también bien la referencia realizada por Carrasco a que la primera opción de la caja era seguir en solitario, en referencia al proceso en el que está embarcada la caja, pendiente de un informe de Deloitte para tomar una decisión definitiva sobre el SIP (Sistema Institucional de Protección) con Caja Rioja y la Caja Insular de Canarias. Camarena recordó la postura defendida desde el comité intercentros, contraria al SIP, una fórmula que los tres sindicatos con presencia en la entidad aragonesa (UGT, Asipa y CC. OO.) rechazan por entender que representa un peligro de privatización de las cajas, lo que acabaría con su naturaleza jurídica.

 

Por ello, avanzó su desacuerdo con la idea que Carrasco tiene de los SIP como "centros de servicios a los que se puede transferir dos o tres tareas, pero que permiten mantener los órganos de gestión, la estrategia, la marca, la obra social y la identidad de las cajas".

 

La presidenta del comité recordó que el martes se hizo pública una nota a la plantilla en la que los representantes de los trabajadores mostraron su opinión favorable al nombramiento de Carrasco y le daban un margen de confianza.

Etiquetas