Despliega el menú
Economía
Suscríbete

INICIATIVAS

La unión abre mercados... y ayudas

Jusber, Franco y Navarro y Carnes Selectas Cinco Villas crean una empresa, con un grupo de ganaderos, para comercializar cordero de calidad certificada y facilitar a los productores el acceso a las nuevas subvenciones.

El sector ovino busca alternativas para salir de su crisis.
La unión abre mercados... y ayudas
heraldo

EL sector ovino aragonés se mueve. A pesar de las dificultades que esta ganadería soporta desde hace años por una grave crisis estructural que ha obligado a cerrar miles de granjas, los profesionales no se rinden y buscan alternativas para dar rentabilidad y competitividad a una cabaña ganadera con importante presencia económica y social en Aragón.

 

Una de estas iniciativas es la puesta en marcha por tres firmas de carácter familiar con más de 30 años de profesión en el sector. Jusber, Franco y Navarro y Carnes Selectas Cinco Villas han creado una sociedad agraria de transformación, de nombre Aprovi (Asociación de Productores de Ovino), en la que pretenden integrar también a cientos de ganaderos.

 

Juntos aglutinan una cabaña de 200.000 corderos y una facturación de 18 millones de euros. Pero su objetivo no es solo ser más grandes, es ofrecer una herramienta a los productores que les permita comercializar mejor sus productos y, especialmente, tener acceso a las nuevas ayudas impulsadas por la Administración.

 

"Hay mucha confusión con estas nuevas subvenciones", destaca José María Navarro, de Franco y Navarro. Porque las ayudas van directamente al ganadero, pero para poder solicitarlas es necesario estar integrado en una asociación para la comercialización en común. "Este es un matiz muy importante porque si no se informa bien de este requisito serán muchos los ganaderos que se quedarán sin ayuda", advierte Navarro.

 

Su compañero de viaje empresarial, Julián Piracés, de Carnes Selectas Cinco Villas, explica que existen dos tipos de ayudas, pero "no son gratis", matiza, porque hay que cumplir una serie de requisitos con los que el Ministerio quiere "ordenar la oferta y profesionalizar el sector, porque solo así será capaz de subsistir".

Dos nuevas líneas

Una de las ayudas exige calidad y va destinada a aquellas carnes con marcas de calidad -bien IGP como el Ternasco de Aragón, bien bajo la marca de cordero selecto certificado-. La otra describe el momento en el que se encuentra el sector: vulnerabilidad. Y ambas exigen que los ganaderos estén integrados en una asociación de productores, que disponga de un centro de tipificación y comercialización en común.

 

Eso es lo que ofrece Aprovi, explica Piracés, porque la unión de estas tres firmas bajo el paraguas de sociedad civil aporta tres cebaderos -centros para clasificación y selección- situados en las localidades zaragozanas de La Joyosa, El Burgo y Ejea de los Caballeros. Además, tanto Jusber, como Carnes Selectas Cinco Villas y Franco y Navarro, conocen bien los mercados y sus redes de distribución porque llevan años comercializando "y distribuyendo a España y al extranjero" carne de calidad, entre ellas el sello Ternasco de Aragón.

 

La integración en esta nueva empresa no exige gran desembolso ni cuantiosa inversión, porque, como explican sus promotores, "los gastos son mínimos, apenas los necesarios para realizar los trámites, ya que no tenemos que realizar las exigidas infraestructuras porque ya contamos con ellas", destaca el representante de Carnes Selectas Cinco Villas.

Etiquetas