Despliega el menú
Economía
Suscríbete

UE

La UE quiere "seguridad efectiva" en el suministro de energía

El comisario de Energía, Andris Piebalgs, advierte de que si los europeos no reducen la actual demanda energética incrementarán, cada día más, la dependencia de combustibles fósiles procedentes de fuera de la UE, con las consecuencias que eso acarrea.

El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, pidió este martes una "seguridad efectiva" en el suministro energético a los proveedores de la Unión Europea (UE), que abarque también las redes de distribución.

El comisario subrayó que la "desproporcionada reacción de Rusia" en la pasada crisis de Georgia mostró "la necesidad de Europa de intensificar sus esfuerzos en relación a la seguridad de los proveedores energéticos". En una reunión sobre Innovación y Energías Renovables que se celebra en Lisboa, Piebalgs dijo que asegurar ese suministro "es vital" para Europa.

Para lograrlo, explicó, se necesitan mecanismos de solidaridad con los actuales proveedores, que deberían incluir además reducciones de la emisión de CO2 a la atmósfera en los productos que comercializan. Piebalgs resaltó que hacen falta primero iniciativas para garantizar la red de suministro eléctrico de la UE y los gasoductos de las áreas circundantes al territorio europeo.

El comisario recordó que se adoptará una segunda estrategia de revisión energética europea a partir del próximo otoño, la cual hará énfasis en seguridad y eficiencia. Piebalgs advirtió que si los europeos no reducen la actual demanda energética incrementarán, cada día más, la dependencia de combustibles fósiles procedentes de fuera de la UE, con las consecuencias que eso acarrea.

Por ello, abogó por el aumento de las energías renovables, fuentes energéticas que según la directiva comunitaria deben suponer cerca del 20 por ciento del total en 2020. El comisario insistió en que esa directiva obligará también a los proveedores de Europa a adoptar conductas más respetuosas con el Medio Ambiente.

Piebalgs puntualizó que esta iniciativa no es una imposición de la UE, sino la única forma de afrontar la creciente demanda de energía que se produce entre las economías emergentes. "La demanda de energía crece y la Agencia Energética Internacional estima que podría elevarse más del 50 por ciento en 2030", avanzó, tras recordar que sólo el consumo de petróleo se incrementa a un ritmo del 1,9 por ciento anual.

Piebalgs sostuvo que aunque algunos estudios estiman que hay petróleo suficiente para satisfacer las necesidades mundiales en los próximos 50 años, se asiste ya a lo que denominó como "el fin de la era de la energía barata".

Además, puntualizó que los ciudadanos europeos apoyan las propuestas de la UE de reducción de energías fósiles, especialmente los más vulnerables por su situación económica que han sufrido los efectos de la desmesurada subida del petróleo en los últimos meses.

El comisario, que vino a Portugal para asistir a la reunión de Lisboa con otros expertos y autoridades, resaltó también los esfuerzos de la UE para la puesta en marcha de medidas que frenen el cambio climático.

Etiquetas