Despliega el menú
Economía
Suscríbete

SIN TEMOR A LA DEFLACIÓN

La inflación sigue en picado y se sitúa en el 0,8%

Según el Índice de Precios de Consumo Armonizado, en enero la inflación bajó por sexto mes consecutivo hasta el 0,8 por ciento, tasa inferior en 3,6 puntos a la del mismo mes de 2008 y la más baja desde 1997 cuando comenzó a elaborarse este indicador

La inflación española prosigue su descenso y la tasa armonizada -medida como en el resto de la zona euro- cayó en enero hasta su mínimo histórico, el 0,8 por ciento, y aunque Gobierno y expertos esperan que haya meses de este año con registros negativos, no contemplan un escenario de deflación.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) difundió el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), que bajó en enero siete décimas, hasta el 0,8 por ciento, un dato que, de coincidir con la tasa general (IPC), supondría la inflación más baja en 33 años, desde enero de 1977.

Hasta que no se conozcan los datos definitivos del IPC el próximo día 15 de enero, es de prever que la bajada de la inflación se haya debido, una vez más, al efecto base del precio del petróleo y, también, en menor medida, a las rebajas propias de enero.

La tasa de inflación armonizada, que hace ahora un año estaba en el 4,4 por ciento, ha bajado ya seis meses consecutivos y es la menor de toda la historia de este indicador, que se empezó a elaborar en 1997, antes de la entrada en vigor del euro.

A pesar de este fuerte descenso de la tasa de inflación, tanto el Gobierno como los analistas consultados hoy por Efe aseguraron que no se espera que vaya a haber deflación, entendida como una caída generalizada y progresiva de los precios.

Además valoran el hecho de que el diferencial de precios con la zona euro haya registrado su mejor marca histórica -tres décimas por debajo de la media de los países del área-, lo que ayudará a mejorar la competitividad de la economía española.

Sin temor a la deflación

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que el Ejecutivo no contempla un escenario de deflación, aunque haya "descensos suaves" de los precios -tasas negativas de la inflación- en los próximos meses.

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, también descartó la posibilidad de deflación, y valoró la influencia que puede tener la bajada del IPCA y la caída del diferencial sobre la competitividad de los productos españoles "en un momento muy necesario".

Tanto Vegara como la vicepresidenta insistieron además en el efecto positivo que este dato tendrá sobre la renta disponible de las familias, unido a otras caídas como la del euríbor, que aliviará las cuotas hipotecarias.

Advertencias populares

Por su parte, el secretario de Economía del Partido Popular, Álvaro Nadal, criticó que el Gobierno "niegue" el peligro de un "proceso deflacionista" y advirtió del "riesgo, muy serio" de que la economía española registre tasas prolongadas de inflación negativa, que provocaría -dijo- "menor consumo y más paro".

El portavoz de Economía y Hacienda de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Sánchez Llibre, también aseguró que la reducción de la tasa de inflación armonizada supone un "alivio" para la economía familiar, aunque sí ve la posibilidad de deflación y pidió al Gobierno que impulse "ya" reformas estructurales.

En cuanto a los analistas consultados por Efe, no creen que vaya a haber deflación porque el único componente que puede hacer que la tasa de inflación sea negativa en algunos meses será el de la energía, y no el resto de productos.

Los expertos creen que la reducción en la tasa de inflación armonizada se debe sobre todo al descenso en el precio del crudo, ya que desde agosto de 2008 el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, ha ido bajando y en enero su valor medio fue de 45,6 dólares, algo menos de la mitad de los 91,9 dólares que costaba un año antes.

Para la analista de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS) María Jesús Fernández no habrá deflación, aunque sí tasas negativas de la inflación en los meses de verano, que serán "puntuales" por las bajadas de los precios de los productos energéticos.

Fernández también consideró que la baja inflación permitirá una recuperación en el poder adquisitivo de los consumidores que puede frenar en alguna medida la caída del consumo y favorecer una salida de la crisis antes de lo previsto.

El director del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, señaló que la ventaja principal de este dato es que favorecerá la competitividad.

El único experto consultado que cree que aún hay riesgo de deflación es Carlos Maravall, de Analistas Financieros, y basa su tesis en la evolución de otros precios como los industriales, que ya en 2008 cayeron el 0,2 por ciento, lo que lleva a plantearse "seriamente" esa posibilidad.

Etiquetas