Despliega el menú
Economía

AUTOMOCIÓN

La crisis dispara un 15% la venta 'callejera' de coches por particulares

Es habitual encontrar en la acera aparcado un coche con un cartel de 'se vende'. En la mayoría de los casos se trata de un folio escrito a mano en el que aparecen las prestaciones del vehículo, el precio y un teléfono de contacto. Esta imagen se ha vuelto más corriente en los últimos meses, probablemente por la situación económica, que ha provocado que muchos propietarios necesiten vender._En apariencia, lo más sencillo es dejar el coche en la calle y poner el cartel.

Esta actividad, que parece normal, podría traernos, si no ahora en el futuro, algún que otro problema. En concreto una multa de de unos 90 euros y la retirada del vehículo, algo que ya sucede en Madrid y Barcelona, ciudades que junto con Valencia y Alicante, regulan esta práctica mediante ordenanzas municipales. Y es que, este tipo de transacciones, normales a simple vista, encubre en algunos casos, auténticas mafias.

Personas que aparcan 3 o 4 coches seguidos, con los mismos carteles que pondría un particular, y que esconden un negocio no regulado e ilegal, ya que «no se sabe de dónde vienen esos coches, ni si pasan algún tipo de revisión». Una práctica que ha crecido un 15% aproximadamente en los seis primeros meses del año, según afirmó José Antonio Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvan).

Los vendedores callejeros no pagan impuestos, aparcan en una calle y esperan en un bar de los alrededores, por ejemplo, a que algún curioso se acerque al coche. En ese momento, intentan venderlo haciéndose pasar por un particular. Aunque el precio final de esta compra pueda ser menor, las condiciones de seguridad son inexistentes. Además supone «una competencia desleal y abusiva, que puede conducir a que los vendedores legales acaben cerrando sus tiendas», con la reducción de puestos de trabajo que ello implica.

Desde Ganvan proponen que «todos los ayuntamientos, bajo una normativa estatal puedan retirar esos coches». Es necesaria una acción conjunta porque cuando una de estas mafias es detenida en Madrid, «se van a Alcalá de Henares, donde no está regulada la venta callejera y reanudan el negocio». La propuesta ya está en el Congreso de los Diputados mediante una proposición no de ley.

«No es atacable que un particular quiera vender su coche, no vamos contra eso», matiza Juan Antonio Sánchez. Pero desde la asociación demandan que cualquier coche con un cartel de 'se vende' pueda ser retirado por la policía. El particular que quiera vender su vehículo de este modo y no sepa nada de mafias, debe evitar hacerlo. Puede ser confundido con un vendedor callejero ilegal.

Etiquetas