Despliega el menú
Economía

MEJORES EXPECTATIVAS

La confianza de los consumidores repuntó en abril

Han mejorado sobre todo las expectativas sobre la situación económica, seguida de las del empleo y la economía familiar, mientras que la valoración de la situación actual mejora sobre todo en el empleo y el conjunto de la economía.

La confianza de los consumidores repuntó en abril gracias a las mejores expectativas económicas de los ciudadanos y también a una opinión más favorable de la evolución reciente de la economía.

Así, el Indicador de Confianza del Consumidor que elabora el Instituto de Crédito Oficial mejoró en 5,5 puntos con respecto a marzo, hasta los 78,2, debido a un fuerte aumento de las expectativas de la economía -6,1 puntos mayores-, mientras que también subió, aunque en menor medida -en 4,9 puntos-, el de situación actual.

Según el ICO la mejoría del indicador de confianza "puede anticipar una moderada recuperación del consumo privado a lo largo de este año".

Esta interpretación, añade, está en línea con la propia evolución interanual del indicador de confianza, unida a la "lenta mejoría" registrada en otros datos económicos coyunturales españoles y con la "ligera revisión al alza" de las previsiones económicas para España que recientemente hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Además, considera que los altibajos que el indicador de confianza muestra desde la segunda mitad del año pasado son "coherentes" con un momento en el que los datos económicos apuntan a una recuperación internacional, "todavía tímida para la economía española", aunque "vulnerable a las presiones de los mercados financieros como se está viendo en las últimas semanas sobre todo en Europa".

Según los datos del ICO, han mejorado, sobre todo, las expectativas sobre la situación económica, seguida de las del empleo y la economía familiar, mientras que la valoración de la situación actual mejora sobre todo en el empleo y el conjunto de la economía.

En el último año, la confianza de los consumidores ha aumentado 16,3 puntos.

El indicador de confianza se calcula con la media de otros dos indicadores: el indicador parcial de situación actual y el indicador parcial de expectativas.

El indicador parcial de situación actual, que muestra la percepción que los ciudadanos tienen en ese momento, aumentó en abril en 4,9 puntos respecto al mes anterior, al mejorar la opinión de los consumidores en todos los aspectos sobre los que se les pregunta: empleo, economía española y economía familiar.

El mayor aumento se lo lleva la percepción sobre el empleo, que mejoró en 7,7 puntos, mientras que la opinión sobre la economía española aumentó el 6,1 puntos. En mucha menor medida -0,9 puntos- mejoró la percepción de la economía familiar.

Pese a haber registrado el menor aumento, la situación actual de la economía doméstica sigue siendo el componente mejor valorado por los encuestados, mientras que en el extremo opuesto se encuentra la opinión sobre el empleo.

El indicador parcial de expectativas, que calcula la percepción de los consumidores para los próximos seis meses, el indicador parcial mejoró en 6,1 puntos empujado sobre todo por la mejora de las expectativas para la economía española, que fue de 9,5 puntos.

Las expectativas en el empleo subieron 6,9 puntos y las de la economía familiar se elevaron 1,9 puntos.

La confianza de los consumidores ha mejorado en los tres grupos en los que se clasifican las provincias españolas según su PIB per cápita.

Por otra parte, en abril también han aumentado las expectativas de los ciudadanos sobre eventuales subidas de precios y de los tipos de interés para el próximo año, mientras que se han moderado las que calculan las posibilidades de ahorro y de compra de bienes de consumo duradero.

Si se compara con abril de 2009, los consumidores tienen ahora mayores perspectivas de inflación y de subida de tipos de interés y mejores expectativas sobre las posibilidades de ahorro y de consumo de bienes duraderos para los próximos doce meses.

El ICO elabora el Indicador de Confianza a partir de una encuesta a 1.000 ciudadanos, a los que se les pide valorar como "mejor" o "peor" la situación de su economía familiar, la economía española y el empleo respecto a la que existía seis meses antes, así como sus expectativas para los próximos seis meses sobre estas tres mismas cuestiones.

Los valores oscilan entre 0 y 200 puntos, de forma que si el indicador está por encima de 100, la percepción es favorable y optimista, y por debajo de 100 es negativa o pesimista.

Etiquetas