Despliega el menú
Economía

POR LA MALA PERCEPCIÓN DE LA ECONOMÍA ACTUAL

La confianza de los consumidores baja en septiembre tras seis meses al alza

La confianza de los consumidores, que llevaba seis meses seguidos de subidas, volvió a bajar en septiembre, debido a la peor percepción que los ciudadanos tienen tanto de la situación económica actual como futura.

Así, el Indicador de Confianza de los Consumidores del Instituto de Crédito Oficial (ICO) se redujo en septiembre en 9,2 puntos hasta los 70,3 puntos. Esta cifra es una media del indicador de situación actual, que bajó 7,7 puntos hasta los 44,7, y del de expectativas, que se redujo en mayor medida, 10,8 puntos, hasta los 95,9.

Según el ICO, las previsiones de los organismos internacionales, que advierten de que la recuperación económica en España será más gradual que en otros países, han podido influir en el empeoramiento de las perspectivas económicas de los encuestados para los próximos meses y mermar sus expectativas de ahorro y de consumo duradero.

Así, el indicador de expectativas ha sido el que ha bajado en mayor medida, tanto por la peor percepción que se tiene del futuro del empleo (13,4 puntos menor) como de la situación económica española (12,9 puntos más baja), y los ciudadanos también son más pesimistas sobre el futuro de su propia situación (6,1 puntos menos).

Más optimistas que en otoño de 2008

En cualquier caso, en un año las expectativas han mejorado en el último año 30,4 puntos, lo que muestra que los ciudadanos son ahora mucho más optimistas que en otoño de 2008.

En cuanto al indicador de la situación actual, la bajada de 7,7 puntos se explica, sobre todo, por la peor percepción de la situación económica (se reduce 11,4 puntos) y del empleo (8,5 puntos menor), mientras que la percepción sobre situación del hogar también baja pero menos, 3,4 puntos.

En septiembre, han aumentado las expectativas de inflación y de subida de los tipos de interés, y los consumidores tienen menores perspectivas de ahorro y de bienes de consumo duraderos.

No obstante, si se compara con los datos de hace un año, las perspectivas sobre subida de tipos son menores y la percepción sobre las posibilidades de ahorro y de consumo duradero ha aumentado.

Los más jóvenes -de dieciséis a veinticuatro años- siguen siendo los más optimistas sobre el presente y el futuro de la economía, ya que su indicador de confianza es el mayor, de 81,3 puntos, y son los mayores de 65 años los más pesimistas, con un ICC de 63,7 puntos.

La confianza también es mayor en las ciudades más pobladas, con un indicador de 72,3 puntos en los municipios con más de medio millón de habitantes, frente a los 70 puntos de los de menos de 10.000.

Etiquetas