Despliega el menú
Economía

VIVIENDA- ARAGÓN

José Luis Roca: "Las inmobiliarias aragonesas están en mejor situación que el resto"

La suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa ha generado una gran psicosis en el sector. ¿Cómo están las empresas constructoras en Aragón?

Por mi conocimiento del sector inmobiliario en toda España, yo mantengo con argumentos que las empresas aragonesas están en mejor situación que en el resto del país. Y esto por dos motivos. Uno, intrínseco al carácter aragonés, por su natural e histórica prudencia; y esta característica se traslada al empresariado. Y otro, relativo al propio mercado, es que Aragón no ha sido una región con un gran mercado de segunda residencia. Esta situación, que ha sido una desgracia durante los años del 'boom', ahora se convierte en una ventaja competitiva.

Con los datos que usted tiene en este momento, ¿debemos temer que alguna de las grandes inmobiliarias, promotoras o constructoras de la región solicite el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos)?

Concursos de acreedores los va a haber; los está habiendo ya. Otra cosa es que sean de las empresas más significativas. Creo que la situación en Aragón será complicada, como en el resto de España, pero veo a las empresas aragonesas mejor posicionadas. Al final, aquellas empresas que han tenido un crecimiento fulgurante y que durante mucho tiempo se ha considerado que eso era bueno, ahora resulta que es un lastre. En Aragón, el crecimiento de las empresas ha sido muy constante a lo largo de los últimos catorce años. Yo analizo el sector y no veo empresas aragonesas que hace una década tuvieran una magnitud y hoy día la hayan multiplicado por cuatro. Todos hemos crecido, pero dentro de unos parámetros razonables y eso va a ser bueno para afrontar la situación que vamos a vivir en los próximos años. ¿Hay que temer algún concurso de acreedores de las empresas integradas en la Asociación de Promotores-Constructores de Zaragoza? En las cien asociadas no los hay en este momento y confío, estoy convencido de que no los va a haber.

Lo veo optimista.

Pero un optimismo fundamentado. En Aragón, las empresas han seguido su actividad, creciendo, pero creciendo bajo criterios de prudencia y eso, que a veces te sitúa como el tonto de la clase, ahora nos beneficia y nos hace posicionarnos mejor. Hay que continuar con esa filosofía, tratando de crear empleo, riqueza y de aumentar nuestras cuentas de explotación, por supuesto, porque los tiempos que se avecinan van a ser complicados.

Etiquetas