Despliega el menú
Economía

MACROECONOMÍA

Hogares, empresas y expertos auguran un futuro negro para la economia española

Valoran la situación actual con una 'nota' del 4,1 y se muestran convencidos de que el empleo, el PIB y los tipos de interés irán a peor, según un estudio de Sigma Dos. Las familias, muy preocupadas por su capacidad de ahorro, reconocen que recortarán sus gastos en viajes, salud, educación, ropa, restaurantes y electrodomésticos.

La confianza de los españoles en la economía cae a pasos agigantados. Familias, empresas y expertos coinciden en su pesimista análisis, según el Índice de Expectativa Económica presentado este sábado por la consultora Sigma Dos, que sitúa la sensación de esos tres colectivos sobre el entorno macroeconómico en un nivel de 4,1 sobre diez. Y lo peor no es eso, sino que todos coinciden en señalar que lo peor está por venir. Un horizonte plagado de nubarrones en el los hogares ya advierten que gastarán bastante menos dinero en viajes, ocio, salud, educación, ropa, electrodomésticos o restaurantes, mientras los empresarios se cuestionan muy mucho sus inversiones más inmediatas. El empleo, el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) y el avance de los tipos de interés son las principales preocupaciones.

El aluvión de datos negativos que desde finales de 2007 inunda la actualidad ha hecho mella en el común de los mortales. En el caso de los hogares -que se muestran más agoreros respecto a la economía en general que sobre sus propias finanzas- lo que más intranquilidad genera es la sensación de que la capacidad de ahorro en los próximos meses parece agotada. Todo cuesta más cada día y el dinero que hay en casa está destinado a pagar lo que ya se debe, y poco más. En este escenario, los ciudadanos se muestran su mayor desconfianza sobre el comportamiento de los tipos de interés. No es para menos, pues el euribor supera con holgura el 5% y, dada la política de contención de precios del Banco Central Europeo (BCE), todo indica que los créditos serán aún más caros en el futuro próximo.

Así, las familias se preparan para apretarse el cinturón pues, como destaca Sigma Dos, sólo tienen previsto incrementar dos partidas muy concretas de entre todos sus gastos: la de alimentos y bebidas, y aquella reservada al pago de suministros esenciales como el agua, la luz, el gas, los combustibles o las comunicaciones. Una economía de mínimos y sin ningún tipo de lujo. Para el resto de apartados, y en mayor o menor medida, sólo está prevista una reducción.

El apartado de la vivienda, que capitaliza más de la mitad de los mensajes negativos que recibe la población sobre la actual crisis, se lleva la peor parte. El trabajo señala que apenas un 3,7% de la población tiene intención de comprar un piso en el próximo año. Aquí también hay un componente psicológico, pues junto a la sensación de que 'no se puede', también se extiende el criterio de que cuanto más se espere más baratas serán las casas.

Ninguna de las dos versiones consuela al sector del ladrillo, que no logra vender su actual 'stock' de pisos colgados (cercano al millón de viviendas), y ve cómo lo que quiera colocar en el futuro lo tendrá que rebajar de forma notable. No lo tienen mejor los concesionarios de coches, pues sólo un 6,7% de los encuestados reconoce plantearse la adquisición de un turismo.

Sin publicidad

No muestran mucha más confianza los empresarios, aunque como sucediera en el caso de los hogares piensan que sus empresas irán algo mejor que el conjunto de la economía. Todo dentro de un panorama a la baja. Al tejido empresarial es el laboral el aspecto que más preocupa. Los últimos datos oficiales revelan que después de 13 años creando empleo, la afiliación a la Seguridad Social cayó a cierre de junio. El primer desplome desde 1994. En el plano más individual, los ejecutivos consultados sitúan en la cúspide de su particular lista de preocupaciones el apartado de los beneficios, respecto al que no son nada optimistas. Tampoco confían demasiado en la marcha del empleo y de las ventas. Y, en línea con las familias, se preparan para recortar gastos. El mayor 'tijeretazo' será el que apliquen a las políticas comerciales o de márketing y publicidad, así como al apartado de tecnologías de la información.

Los expertos, por su parte, muestran menos confianza en las empresas que los propios empresarios y prevén más problemas para los ciudadanos que éstos. Son el paradigma del pesimismo. En este segmento, de nuevo el empleo capitaliza la mayor parte de las preocupaciones. Sigma Dos subraya que, aunque con matices y sin tanta intensidad como en lo que se refiere a España, los tres colectivos dan por seguro que las economías europea y mundial también irán a peor en los próximos seis meses.

Etiquetas